España pedirá la cosoberanía de Gibraltar si gana el Brexit

España muestra su rechazo a la visita y recuerda que una salida de Reino Unido de la UE debe implicar cambios en la soberanía del Peñón.

Un avión despega en el aeropuerto de Gibraltar.
Un avión despega en el aeropuerto de Gibraltar.

España muestra su rechazo a la visita y recuerda que una salida de Reino Unido de la UE debe implicar cambios en la soberanía del Peñón.

La campaña por la permanencia en el bloque llevará hoy al «premier» David Cameron hasta Gibraltar. Será la primera visita al Peñón de un jefe de Gobierno británico desde 1968. El inquilino del número 10 participará por la tarde en un acto junto con el ministro principal, Fabian Picardo, y previsiblemente también verá a su compañero de partido, Daniel Feetham, líder de la oposición y que está implicado en la campaña en favor de la unión. Para Picardo, se trata de un momento «histórico». «Esta visita demuestra el compromiso que Cameron ha mantenido hacia Gibraltar desde que fue elegido por primera vez», aseguró en declaraciones al diario «Gibraltar Chronicle».

Aunque los gibraltareños no son especialmente amantes del proyecto comunitario, sí lo defienden al considerar que proporciona una solución a la difícil relación que mantienen históricamente con Madrid. Por esta razón, todos los partidos políticos del Peñón están haciendo campaña a favor de la permanencia. Por otra parte, un posible Brexit, cada vez más fuerte en los sondeos, afectaría también a los 10.000 españoles que, diariamente, cruzan la frontera para trabajar en la colonia. Se desconoce la situación en la que quedarían tras la hipotética salida, aunque lógicamente verían alterado su día a día y en la facilidad con la que pasan de un lado otro de la frontera.

Asimismo, hay muchas empresas de gran calado que están ubicadas en el Peñón, desde hace ya muchos años, que tienen planes alternativos para marcharse si finalmente se firma el temido divorcio con Bruselas. «Sólo somos unos 20.000 votos, aunque habida cuenta de lo que dicen las encuestas cualquier voto puede ser definitivo», aseguraba ayer un ciudadano del Peñón. Según el tratado de adhesión británica a la CEE en 1973, el Peñón entró como un «territorio europeo de cuyas relaciones exteriores el Gobierno de Reino Unido es responsable». España mostró ayer su rechazo a «este tipo de visitas», pero al mismo tiempo quiso subrayar el hecho de que el Gobierno ha reiterado en varias ocasiones que no quiere que Londres abandone el bloque. Aunque, según «The Times», si ese escenario se produce, cree que Madrid podría sacar ventaja de ello para volver a reclamar la soberanía de la Roca. De hecho, tras hacerse público el anuncio de la visita de hoy del «premier» británico a Gibraltar, el ministro español de Asuntos Exteriores y Cooperación, José Manuel García-Margallo, aseguró que «España y Reino Unido son dos países socios y aliados, sin embargo, mantienen profundas diferencias sobre la cuestión de Gibraltar. No deseamos que estas diferencias interfieran en nuestra amistad con Reino Unido».

Según subrayó el jefe de la diplomacia española citando a Naciones Unidas y al Tribunal de Justicia de la UE, Gibraltar es una colonia en la lista de territorios pendientes de descolonización de Naciones Unidas, «que año tras año nos urge a poner fin a esta situación colonial mediante las oportunas negociaciones». De hecho, Margallo recordó, como el Gobierno español subrayó recientemente en la ONU, que «nuestro país tiene que hacer frente a comportamientos irresponsables de las autoridades gibraltareñas y a graves problemas que se originan en el Peñón. Gibraltar es hoy un paraíso fiscal que ofrece anonimato y secreto a evasores de impuestos y a todos aquellos que prefieran que sus identidades permanezcan ocultas en los flujos financieros que manejan».

El ministro añadió que, además, la Comisión Europea tiene abierta una investigación sobre el régimen fiscal gibraltareño. «Gibraltar se comporta también con escaso o nulo respeto hacia el medio ambiente en la Bahía de Algeciras. Es el origen, además, de un grave problema de contrabando de tabaco: entre 2012 y 2015 se aprehendieron más de 2.800.000 cajetillas de tabaco en la Verja» apuntó a este diario.

También subrayó Margallo que el Parlamento Europeo ha pedido explicaciones en la Comisión TAXE sobre la vinculación entre Gibraltar y los paraísos fiscales. «Asimismo va a solicitar explicaciones en la investigación de los ‘papeles de Panamá’», recalcó, al tiempo que insistió en que «España desea fervientemente que Reino Unido permanezca en la UE». Eso sí, según el ministro de Exteriores, «si finalmente se produce la salida de Reino Unido de la UE, «se crearía una situación radicalmente distinta a la actual en Gibraltar y un problema de primer orden para el Peñón. Tendríamos pues que hablar con Reino Unido al respecto y creo que la solución más sensata sería llegar a algún tipo de acuerdo sobre cosoberanía en Gibraltar. Incluso con acuerdo de cosoberanía la doctrina de la ONU se seguiría aplicando», concluyó el jefe de la diplomacia española.