Daniel Scioli: El «playboy» del peronismo

Perfil. Daniel Scioli, candidato oficialista del FpV

Scioli era un corredor profesional de motonáutica, afición para gente muy rica. Ennovió con la modelo Karina Rabolini, una rubita tirando a muñeca, de poca pasarela y mucha tapa del corazón. Nadie en Argentina suponía que esta pareja podía tener algo que ver con la política y sí con la frivolidad de la alegre muchachada. Parece que el accidente cambió algunas cosas: se pasó de revoluciones, la lancha hizo un «looping» y tuvo la buena suerte de que sólo le desmontaron el brazo derecho, incluido el hombro. Sin haber pasado por una Unidad Básica Peronista, se lanzó obscenamente a los brazos de los Kirchner, jurándoles fidelidad absoluta y obteniendo la importante gobernaduría bonaerense. Con menos, Palito Ortega fue gobernador de Tucumán.

Esta pareja de ex «playboys» maneja muy bien la mercadotecnia: sonrientes, suaves, sin molestar a nadie y con el morbo del manco y su superación personal. Sus declaraciones son un compendio de obviedades y ambigüedades, remitiéndose siempre a la ciencia infusa de la Señora «K». La presidenta no se fía de esta pareja adoptada y se le hacen los dedos huéspedes suponiendo qué harán sin ella: protegerán sus turbios negocios, pero harán el peronismo «light» que corresponde a sus orígenes sociales.