Washington sanciona a 13 altos cargos vinculados al régimen

Los activos congelados al vicepresidente se elevan a cientos de millones Washington cree el 30 de julio puede marcar el final de la democracia

El defensor del Pueblo, Tarek William Saab
El defensor del Pueblo, Tarek William Saab

El Gobierno de EE UU afirma que, de seguir adelante, la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) podría marcar el "fin de la democracia en Venezuela", y advirtió que quienes participen de su organización o como candidatos podrían exponerse a sanciones

La Administración Trump anunció ayer sanciones contra 13 venezolanos vinculados al Gobierno de Nicolás Maduro, cuatro días antes de que el país celebre una votación, que según Washington, convertirá el régimen en una dictadura. La medida implica que EE UU congelará los activos y los visados de viaje de estos individuos, entre los que destacan políticos venezolanos, ex líderes de Gobierno, militares de alto rango y empresarios vinculados a la petrolera de Venezuela Pdvsa. Se les acusa de abusos de derechos humanos, corrupción y acciones para minar la democracia. Los sancionados son el jefe de la Comisión Presidencial para la Constituyente y ex vicepresidente de Venezuela, Elías Jaua; la presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), Tibisay Lucena; el ministro de Interior, Justicia y Paz, Néstor Reverol; el defensor del Pueblo, Tarek William Saab, y el Tesorero de la Nación, Carlos Malpica Flores, entre otros. También el comandante de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB, policía militarizada), Sergio Rivero Marcano; el jefe de la Policía Nacional Bolivariana, Carlos Alfredo Pérez; el ex jefe de este cuerpo, Franklin García Duque; y el comandante del Ejército Bolivariano, Jesús Suárez.

El Tesoro sancionó también al vicepresidente de finanzas de la petrolera estatal Pdvsa, Simón Zerpa; al tesorero de la Nación, Carlos Malpica Flores; al viceministro de Exteriores para Europa, Alejandro Antonio Fleming; y al presidente del Centro Nacional de Comercio Exterior (Cencoex), Rocco Albisinni Serrano.

Washington afirmó que, de seguir adelante, la elección a la Asamblea Nacional Constituyente podría marcar el «fin de la democracia en Venezuela», y advirtió de que quienes participen como organizadores o candidatos podrían exponerse a sanciones. «Vemos la fecha del 30 de julio como una línea crítica que, si se cruza, podría suponer el fin de la democracia en Venezuela», dijo a los periodistas un alto funcionario del Gobierno que pidió el anonimato. Los sancionados coinciden en parte con una lista propuesta a Trump por los senadores de origen cubano Marco Rubio y Bob Menéndez, y todos ellos verán congelados cualquier propiedad que puedan tener en EE UU y tendrán prohibido hacer transacciones con estadounidenses o personas que se encuentren bajo esa jurisdicción. Asimismo, la Administración Trump indicó que los activos congelados al vicepresidente venezolano, Tareck El Aissami, a quien impuso sanciones en febrero por sus vínculos con el narco, son mayores de lo esperado y se elevan «a cientos de millones de dólares». «El Aissami y (su colaborador Samark) José López Bello tenían mucho más dinero de lo que anticipábamos», dijo la misma fuente. También la UE se sumó a instar a Venezuela a respetar la Constitución y advirtió a Maduro de que la elección de la Constituyente incrementará el riesgo de confrontación.

«La convocatoria de una Asamblea Constituyente es una medida controvertida, por ello se corre el riesgo de que polarice más al país y aumente el peligro de confrontación», indicó en un comunicado la alta representante de la UE para la Política Exterior, Federica Mogherini.