Dimite el Comisario británico de Servicios Financieros, Jonathan Hill

Londres tiene que proponer un nuevo nombre, pero no se es seguro si mantendrá la misma cartera

Jonathan Hill
Jonathan Hill

El ex primer ministro de Letonia, Valdis Dombrovskis, será el nuevo comisario europeo de Estabilidad Financiera, según ha anunciado el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.

El Comisario británico de Servicios financieros, Jonathan Hill, presentó ayer su dimisión tras el resultado en el referéndum británico en el que, pese a su pasado euroescéptico, se había involucrado en la defensa del “remain”.

De momento, su cargo –una concesión clarísima hacía la City londinense, él mismo trabajó en el sector financiero- pasará al vicepresidente económico Valdis Dombrovskis, a partir del día 15 de julio. A pesar del resultado de la consulta, Reino Unido sigue formando parte del bloque comunitario con todos sus derechos y obligaciones, mientras no tenga lugar el divorcio, y esto incluye conservar un Comisario. Ahora Londres tiene que proponer un nuevo nombre y todavía se desconoce si volverá a ostentar la anterior Cartera o se creará una nueva, previsiblemente de poca entidad. Tampoco se sabe todavía si Dombrovskis deberá enfrentarse a una nueva audiencia en el Parlamento Europeo, tal y como sucede cada vez que se produce un nuevo nombramiento de comisarios.

“Mientras nos movemos hacia una nueva fase, no creo que sea correcto que siga siendo el Comisario británico como si nada hubiera ocurrido. En línea con lo que discutí con el presidente de la Comisión Europea hace unas semanas, le he dicho que dimito”, aseguró Hill ayer en un comunicado. Quise que comisario británico estuviera al frente de Servicios Financieros como muestra de mi confianza en la presencia de Reino Unido en la UE. Muy a pesar la situación está cambiando. He intentado convencer a Lord Hill de que siguiera. Le considero un verdadero europeo, pero entiendo su decisión y la respeto", respondió Juncker a la vez que alababa el trabajo del británico durante estos años.

Uno de los interrogantes sobre este divorcio es qué pasará con los funcionarios comunitarios británicos. La Comisión Europea asegura que seguirán con su puesto y el propio Juncker envió en la mañana del pasado viernes un mensaje tranquilizador interno a los trabajadores de las instituciones comunitarias. A pesar de esto, parece difícil que los funcionarios británicos pueden pelear por los puestos más relevantes a partir de ahora.