Internacional

Irán superará este mes el límite de almacenamiento de uranio

Sus reservas de uranio enriquecido superarán los 300 kilogramos estipulados en el acuerdo nuclear de 2015

Sus reservas de material enriquecido superarán los 300 kilogramos estipulados en el acuerdo nuclear de 2015

Publicidad

El tiempo se acaba para que Irán ponga en marcha sus amenazas de aumentar los niveles de uranio enriquecido ante la falta de “voluntad” del resto de firmantes del pacto nuclear al no haber presionado lo suficiente a Estados Unidos.

El presidente iraní, Hasan Rohani, puso el mes pasado un ultimátum de dos meses para que los europeos convenzan a EEUU y alivien las sanciones contra la republica islámica que ahogan su economía. “La cuenta atrás para superar los 300 kilogramos de reserva de uranio enriquecido ha empezado hoy y en el plazo de diez días habremos pasado ese límite”, declaró ayer el portavoz de la Organización de la Energía Nuclear de Irán, Behruz Kamalvandi.

Publicidad

Esta medida de presión pone de manifiesto la desesperación de las autoridades iraníes que, además, están perdiendo credibilidad tras los últimos ataques contra los intereses del petróleo mundial. De ponerse en marcha estas advertencias antes de que venza la moratoria, probablemente, sería el fin del pacto nuclear de 2015 y todos los esfuerzos diplomáticos de última hora acabarán en saco roto.

Publicidad

Kamalvandi escogió como escenario para la controvertida noticia el reactor de agua pesada de Arak, desde donde informó de que han cuadruplicado la producción de uranio en la planta de Natanz. Asimismo el portavoz de la AEAI adelantó que en el plazo de 75 días se superará el umbral de 130 toneladas permitidas de almacenamiento de agua pesada estipulado en el Plan Integral de Acción Conjunta (JCPOA) y que su exportación “puede no ser necesaria en los próximo años” porque se usará a nivel interno.

Una de las obligaciones a las que se comprometió Irán para que se levantaran las sanciones fue precisamente el exportar sus excedentes de uranio y de agua pesada cuando estos sobrepasan los 300 kilos y las 130 toneladas, respectivamente, para impedir que Irán produzca el suficiente material fisible para una bomba atómica, de varios meses a un mínimo de un año. El acuerdo limita las existencias de uranio de bajo enriquecimiento de Irán a 300 kg de hexafluoruro de uranio enriquecido al 3,67 por ciento, o su equivalente, durante 15 años.

Irán se ha puesto a sí mismo contra las cuerdas, cerrando cualquier opción de negociación, lo que impedirá que se levanten las restricciones al sistema bancario iraní y a la venta de petróleo.

Publicidad

Sobre el nivel de enriquecimiento, el portavoz de la AEAI adelantó hoy que superar el citado límite “no llevará mucho tiempo”, tanto solo “uno o dos días”, y que determinar su incremento dependerá de “las necesidades del país”. Con ello, Kamalvandi insinuó que se podría enriquecer uranio por encima del 20% para utilizarlo en los reactores locales. Así, citó como ejemplo el reactor de investigación de Teherán que “requiere un 20 por ciento”.

Una vez alcanzada una concentración del 20%, llegar al 90% es relativamente más rápido que la fase inicial del proceso, algo que preocupa a los expertos en no proliferación de armas nucleares. El uranio enriquecido al 90% está considerado como material armamentístico.

Respecto al reactor de Arak, el portavoz iraní presionó con que si los trabajos a los que se comprometieron los otros firmantes del pacto “avanzan con lentitud”, reemplazarán ellos mismos los tubos que se bloquearon con cemento para impedir su uso por otros nuevos.

No obstante, y sabiendo todo lo que está en juego, Kamalvandi puntualizó que “todavía hay tiempo para los europeos... Pero los europeos han expresado indirectamente su incapacidad para actuar. No deberían creer que después de 60 días tendrán otra oportunidad de 60 días”.

“Deben tomar medidas cuanto antes porque según avancemos (en el programa nuclear) va a ser más difícil regresar a la situación original”, señaló Kamalvandí.

Si no fuera suficiente con el incumplimiento del nivel de uranio enriquecido, el ala dura del Parlamento iraní amenaza con salirse del Pacto de No proliferación de Armas Nucleares. “Irán se retirará del tratado mundial de no proliferación nuclear si la Unión Europea no logra salvar el acuerdo nuclear alcanzado en 2015” advirtió Mojtaba Zolnour, un diputado ultraconservador.

La salida de Trump del acuerdo nuclear y la campaña de sanciones estadounidenses han puesto más presión sobre el régimen de los ayatolás y han influido en la estabilidad de la región con el incremento de los ataques contra buques petroleros e instalaciones petroleras en estados árabes que rivalizan con Irán.

La última medida europea para salvar el pacto es el canal financiero Instex, que van a tratar de poner en marcha muy pronto, aunque no va a cubrir las expectativas anunciadas, ya que en principio no podrá utilizarse para la compra de petróleo.

Desde Tel Aviv, el primer ministro en funciones israelí, Benjamín Netanyahu, instó a las potencias europeas a intensificar las sanciones contra Irán rápidamente si cumple con su plan de superar el límite de uranio enriquecido.

“Si Irán cumple con sus amenazas actuales y viola el acuerdo nuclear, la comunidad internacional tendrá que implementar, de inmediato, el mecanismo de sanciones preestablecido, es decir, lo que se denomina” sanciones de retroceso “.

Netanyahu, que insistió en que “Israel no permitirá que Irán logre (desarrollar) armas nucleares”, agregó que el país “está a la vanguardia con Estados Unidos, con países árabes moderados y otros países en oposición a la agresión iraní”, y denunció que Teherán “ha incumplido su promesa de informar con sinceridad sobre su programa nuclear a la comunidad internacional”.