Internacional

Boris Johnson planea convocar elecciones tras el rechazo de Westminster a su plan del Brexit

Los Comunes aceptan tramitar la ley que debe implementar el pacto de salida de la UE, pero no por la vía de urgencia

Los Comunes aceptan tramitar la ley que debe implementar el pacto de salida de la UE, pero no por la vía de urgencia

Publicidad

Boris Johnson sigue determinado a sacar a Reino Unido de la UE el 31 de octubre, pero Westminster no se lo está poniendo fácil. Tras la «fumata blanca» conseguida en la última cumbre europea, parecía que se comenzaba a ver la luz al final del túnel. Y, sin embargo, la batalla más compleja para el inquilino de Downing Street siempre estuvo en casa, donde el Parlamento británico está complicando todo el proceso.

Tras un largo e intenso debate, sus señorías aprobaron -por 329 votos a favor frente a 299 en contra- dar luz verde a la tramitación de la ley que debe implementar en el marco británico el acuerdo de retirada. Se trató de una votación tremendamente significativa, ya que, por primera vez desde que comenzó el tortuoso proceso en 2016, los diputados lograron aprobar un plan relativo al Brexit.

Publicidad

Pero la visión de un divorcio inminente se evaporó en cuestión de minutos, ya que, acto seguido, sus señorías rechazaron -por 308 votos a favor frente a 322 votos en contra- la moción que había presentado el Gobierno para realizar por la vía rápida todos los trámites. Johnson quería pasar todos los procedimientos en la Cámara de los Comunes en tan sólo tres días. Con el beneplácito de los diputados, el visto bueno de los Lores se presuponía más fácil. El objetivo era cumplir como fuera con el calendario para garantizar divorcio para Halloween. Sin embargo, sus señorías no estuvieron por la labor de ejecutar todo con prisas.

Publicidad

En el debate previo, el premier había amenazado con que, en caso de derrota, dejaría aparcada la ley para intentar promover la convocatoria de elecciones anticipadas que pudiesen desbloquear la crisis institucional de Westminster. «No permitiré de ninguna manera que pasemos más meses con esto», matizó el líder «tory». Los medio incluso comenzaron a barajar fechas para noviembre.

Sin embargo, tras la humillación, el líder tory decidió que ponía todo “en pausa” a la espera de que la UE responda a la petición formulada el pasado sábado de prorrogar la salida de Reino Unido al 31 de enero de 2020. Se trató de una petición que el primer ministro tuvo que hacer a regañadientes el pasado sábado para cumplir con una ley que exigía nueva solicitud a los 27 en caso de que no hubiera acuerdo ratificado para el 19 de octubre.

“Debo expresar mi decepción por que la Cámara de los Comunes haya votado por otro retraso en vez de por un calendario que habría garantizado que Reino Unido está en posición de abandonar la UE el 31 de octubre con un acuerdo”, declaró. “Ahora nos enfrentamos a una incertidumbre mayor y la UE debe pensar cómo responder a la petición del Parlamento para una prórroga”, lamentó, indicando que, hasta que Bruselas responda, el Gobierno suspende la tramitación parlamentaria sobre el Brexit y continuará preparándose para una salida a las bravas.

Publicidad

La portavoz de la Comisión Europea, Mina Andreeva, contestó vía Twitter a Johnson indicando que el Ejecutivo comunitario “toma nota del resultado de esta noche y espera que el Gobierno británico le informe sobre los próximos pasos”. Por su parte, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, ya estaba anoche en consultas con los líderes de la UE sobre la petición británica para prorrogar el Brexit. Se da por hecho que los Veintisiete aceptaran una nueva extensión, pero la clave es si será larga o corta.

Dependiendo de los plazos, Westmimster podría tratar de tramitar con calma la Ley que debe implementar en el marco británico el acuerdo de retirada. Aunque durante el proceso de enmiendas, la oposición podría intentar forzar al Gobierno para que en las negociaciones del futuro acuerdo comercial deje a todo el Reino Unido dentro de la unión aduanera. En las enmiendas también se podría plantear un nuevo referéndum.

Si por el contrario hay elecciones anticipadas, Johnson podría conseguir una mayoría absoluta que le permita tranquilidad a la hora de ejecutar su hoja de ruta con el Brexit.

De momento, los Comunes han ido atestando al líder «tory» diferentes derrotas desde la sesión extraordinaria del sábado que han ido retrasando todo el proceso. No es nada nuevo. La ex «premier» Theresa May fracasó hasta en tres ocasiones cuando sometió a votación en la Cámara Baja el acuerdo que en su día cerró con Bruselas.

Solo si hay un divorcio ordenado a través de un pacto consensuado con la UE, una vez que Reino Unido salga del bloque, comenzaría un periodo de transición hasta diciembre de 2020 donde todo seguiría igual.