La policía encuentra partes de baja rotos en la casa del copiloto

Agentes alemanes sacan documentación de la casa de Lubitz
Agentes alemanes sacan documentación de la casa de Lubitz

Los oficiales se han negado a a revelar detalles de lo que han encontrado en el apartamento de Lubitz, pero han insistido en que no se trata de ninguna nota de suicidio. El joven recibió tratamiento psiquiátrico hasta el mismo día del accidente y estaba en el medio de una «crisis de relación» con su novia.► LA TESIS DEL FISCAL: «El copiloto tuvo la intención de destruir el avión»

La tragedia en imágenes: - Las tareas de rescate - Luto en toda Europa - Andreas Lubitz, el inesperado protagonista del drama

► La Policía revisa las imágenes del control de maletas y la lista del pasaje ► Los últimos momentos del vuelo 4U9525, minuto a minuto ►Varias compañias obligarán a que siempre haya dos personas en la cabina del avión

La policía alemana ha hallado después de registrar la casa de los padres del copiloto y su apartamento en la localidad de Montabaur una «pista clave» que serviría para explicar la tragedia, según ha revelado un portavoz de la policía al diario británico 'The Daily Mail'.

Los oficiales se han negado a a revelar detalles de lo que han encontrado, pero han insistido en que no se trata de ninguna nota de suicidio.

Uno de los portavoces policiales han dicho que han «encontrado algo» que ahora va a ser analizado y que podría ser una "pista"en las indagaciones.

"Hemos encontrado algo que va a ser trasladado para su análisis. No podemos decir lo que es, de momento, pero podría ser una pista importante para saber lo que ha pasado", ha explicado el portavoz de la Policía de Dusseldorf Markus Niesczery a un periodista del diario británico enviado a la localidad alemana. "Esperamos que pueda darnos algunas explicaciones", ha afirmado.

Por otra parte, el diario alemán Bild ha revelado hoy que Andreas Lubitz, que sufrió un «grave episodio depresivo» hace seis años, estaba recibiendo tratamiento psiquiátrico hasta el mismo día del accidente y que estaba en el medio de una «crisis de relación» con su novia, cuya ruptura se habría producido en las semanas previas al siniestro.

El «grave episodio depresivo», como se le define en ese rotativo, quedó constatado en el acta sobre el copiloto del departamento de tráfico aéreo alemán bajo el código "SIC", que se refiere a la necesidad de que el afectado se someta a "revisiones médicas regulares".

La edición digital del semanario "Der Spiegel"afirma, asimismo, que en los registros realizados ayer durante horas en las dos viviendas del copiloto -la familiar de sus padres y la propia, en Düsseldorf- se incautaron documentos que respaldan la tesis de los transtornos psíquicos.

Dicho medio no concreta, sin embargo, más detalles acerca de éste u otro material incautado.

El hecho de que el copiloto que provocó la catástrofe aérea, con 150 personas a bordo del vuelo 4U 9525, interrumpiera durante un período relativamente largo su formación en la escuela aérea de Lufthansa fue reconocido ayer por el presidente de la compañía, Carsten Spohr.

El propio Spohr rehuyó, sin embargo, concretar a qué se debió esta interrupción, ateniéndose a que está bajo la prerrogativa de la confidencialidad médica.

Esto desató rápidamente las especulaciones en distintos medios, tanto de la prensa popular como de los medios más serios, apuntando a una depresión o "burnout", el síndrome del 'quemado' por estrés laboral.

Lubitz vivía entre su domicilio familiar de Montabaur, en el "Land"de Renania Palatinado, y su vivienda privada en Düsseldorf, en el vecino de Renania del Norte-Westfalia.

El copiloto causante de la tragedia empezó su aprendizaje a los 14 años, en un club de aviación local e ingresó en la escuela de Bremen de Lufthansa en 2007.

En 2009 interrumpió por unos meses esa formación, que reanudó con posterioridad hasta ingresar en Germanwings, filial de bajo coste de Lufthansa, en 2013.

Spohr insistió ayer en que, tanto al ingresar en la escuela como al reanudar y completar su instrucción, pasó los más rigurosos exámenes, tanto físicos como mentales.

Ambos domicilios, el familiar y el propio, fueron ayer objeto de largos registros policiales, en que se incautó abundante material, inclusive una torre de ordenador y objetos privados, aunque hasta ahora no hay información oficial al respecto.