La verdadera historia del "zombie humano"que dijo que había sido cazado por un oso

Alexander, de 41 años, no fue atacado por un oso sino que sufría soriasis y desnutrición por haber estado postrado en una cama por una profunda depresión

Imágenes de Alexander, de 41 años. A la izquierda, en el hospital; A la derecha, antes de estar enfermo
Imágenes de Alexander, de 41 años. A la izquierda, en el hospital; A la derecha, antes de estar enfermo

La imagen de un hombre en un hospital, extremamente delgado, con el cuerpo lleno de heridas y gran parte de la piel en estado de putrefacción conmocionó la semana pasada.

La imagen de un hombre en un hospital, extremamente delgado, con el cuerpo lleno de heridas y gran parte de la piel en estado de putrefacción conmocionó la semana pasada. El vídeo, grabado supuestamente en un hospital de la región rusa de Tuva, mostraba a un hombre moribundo que apenas tenía fuerzas para decir su nombre: "Alexander". Según publicaron medios rusos como el "The Siberian Times"el hombre indicó a los médicos que había sido atacado por un oso hace un mes y que le había partido la columna. Tras el ataque, el animal lo habría traslalado a una cueva, donde lo reservaba para comérselo más adelante. Durante todo este tiempo, supuestamente sobrevivió bebiendo su propia orina y su rescate fue posible gracias a un grupo de perros cazadores que se detuvo delante de la cueva y no pararon de ladrar hasta que sus dueños entraron a rescatar a Alexander.

Pero la versión de los hechos no cuadraba demasiado. Además, el acento de la víctima no se correspondía con el de la región rusa de Tuva. Por ello, varios medios de comunicación siguieron investigando el caso. Pronto lograron otras versiones, como que el hombre había sido rescatado de una tumba en un cementerio de Sochi. En la región de Tuva no había registros del ingreso de ninguna persona llamada Alexander y con esas características. Había que rastrear en zonas cercanas. Finalmente, el "DailyMail"localizó en Kazajistán a Rustam Isaev médico que grabó las imágenes, y explicó que Alexander es un hombre de 41 años, vecino de la localidad de Aktobe (Kazajistán), que nunca había sido atacado por un oso y que por el contrario sufría soriasis crónica además de otros problemas de salud, como la malnutrición. Las imágenes fueron grabadas por personal sanitario de manera ilegal y se ha abierto una investigación para depurar responsabilidades.

Isaen indicó que Alexander estuvo ingresado en el hospital y que la semana pasada ya estaba recuperado y fue dado de alta. "Sufre soriasis y su madre se encargará de cuidarlo", añadi. "Había estado mucho tiempo metido en la cama, apático, sin ganas de vivir, con una gran depresión. durante ese tiempo no recibió tratamiento para sus afecciones de la piel y su soriasis se complicó hasta el lamentable estado en el que llegó al hospital. Ahora se ha marchado a casa con su madre y seguirá con tratamiento ambulatorio", concluyó.

La madre de Alexander mostró su indignación con la publicación del vídeo, que pretendía mostrar a su hijo como víctima de un ataque angustioso con el único objetivo de provocar morbo. El médico también criticó las imágenes y anunció que despedirá a los responsables por hacer público un examen médico de un paciente para luego darle la vuelta y generar una historia falsa.