Los terroristan mantienen a numerosos rehenes en la planta de gas de Argelia

Los terroristas todavía mantienen a un número indeterminado de personas secuestradas en una parte de las instalaciones

Argelia trató de poner fin al secuestro de Al Qaeda con un dramático asalto en la planta de gas. Al menos 30 rehenes y once islamistas murieron en la operación antiterrorista. Sin embargo, los terroristas todavía mantienen el control de una parte de las instalaciones y tienen en su poder a un número indeterminado de rehenes.

Fuentes de la provincia de Ilizi, donde se encuentra la planta de gas, aseguraron que hay secuestrados en la parte del complejo donde se ubican las instalaciones gasísticas, que continúan sitiadas por el Ejército.

Tras veinticuatro horas de statu quo, el Ejército argelino pasó ayer a la acción en la base gasística de In Amenas, donde la víspera un numeroso grupo de islamistas armados, que reivindicó sus vínculos con Al Qaeda, mantenía retenidos a una cuarentena de occidentales entre varios centenares de trabajadores. El asalto comenzaba a media mañana en medio de una gran confusión e incertidumbre sobre las circunstancias exactas del operativo, el balance humano y los rumores de fuga de varios cautivos. Sin cuantificar oficialmente las bajas, el ministro argelino de Comunicación, Mohamed Said, anunciaba ayer tarde la liberación de «un número importante» de rehenes, aunque «desgraciadamente hay algunos muertos y heridos». También se refirió a la operación y confirmó la «neutralización» de numerosos terroristas que intentaron huir. El ministro magrebí eludió comunicar las nacionalidades de los occidentales implicados, aunque países como Francia, EE UU, Japón, Irlanda, Austria o Noruega han confirmado la presencia de sus nacionales en esa base gasística que explotan conjuntamente la británica BP, la noruega Statoil y la argelina Sonatrach. Las autoridades del país norteafricano informaban también de la liberación de 600 empleados argelinos, aunque se desconoce si fue como resultado de un enfrentamiento con los terroristas, que aseguraban haber sembrado de minas la petrolera, fuertemente rodeada por las unidades especiales argelinas. Entre los primeros cuatro rehenes liberados por los militares estaban una enfermera francesa, dos británicos y un keniano, que habrían descrito a sus secuestradores pertrechados con cinturones bomba y determinados a volar el complejo. Todas las fuentes indican que las milicias de Mokhtar Belmokhtar estaban potentemente armadas con material proveniente de arsenales libios. A través de la agencia de noticias mauritana, próxima a los islamistas, los captores anunciaban la muerte de 30 de los rehenes y de once de sus activistas tras un bombardeo de la planta por helicópteros de la Armada argelina cuando trataban de desplazarse en una columna de vehículos junto a sus secuestrados.

Desde París, el presidente François Hollande confirmaba sin más detalles la presencia de compatriotas galos, así como el desarrollo de una intervención militar «que parece resolverse en condiciones dramáticas». En medio de la confusión, a última hora de la tarde se anunció que el Ejército había puesto punto y final a la operación, si bien la agencia mauritana de noticias señaló que al menos siete rehenes occidentales –tres belgas, dos estadounidenses, un británico y un japonés– seguían en poder de los captores. Argel habría pilotado y decidido la operación en el más absoluto mutismo.

Cameron suspende su discurso sobre la UE

Así, el primer ministro británico, David Cameron, suspendió hoy el esperado discurso que iba a pronunciar mañana en Holanda sobre la relación del Reino Unido con la Unión Europea (UE), debido a la situación en Argelia.

En declaraciones a la cadena BBC, Cameron dijo que el Reino Unido debe prepararse para escuchar "malas noticias"a causa de la situación de los rehenes en Argelia, que calificó de "extremadamente difícil".

Dada la confusión en torno al asalto llevado a cabo el miércoles por un grupo salafista en una planta de gas en Argelia y la incertidumbre sobre la situación de los retenidos, Cameron decidió posponer el discurso para poder estar mañana en Londres.

"Se trata de una situación en desarrollo, que continúa, es muy incierta. Deberíamos estar preparados ante la posibilidad de más malas noticias, noticias muy difíciles en una situación extremadamente difícil", explicó el primer ministro.

Cameron confirmó que entre los rehenes extranjeros en la planta gasística del sureste de Argelia se encuentran "varios"británicos y que uno de ellos ha muerto.

Noruega

Las autoridades noruegas confirmaron por su parte que ha habido una acción militar en la planta de tratamiento de gas en la provincia suroriental de Ilizi (Argelia), donde permanece secuestrado un número indeterminado de trabajadores extranjeros, aunque no informaron sobre posibles víctimas.

Estados Unidos condenó el ataque y la toma de rehenes y señaló que sigue de cerca y con preocupación estos hechos.

El portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, dijo que por la información de que se dispone hasta ahora, "ciudadanos estadounidenses se encuentran entre los rehenes", aunque no pudo dar más detalles.

"Estamos ciertamente preocupados por las informaciones que llegan sobre la pérdida de vidas y pedimos aclaraciones al Gobierno de Argelia", añadió Carney.

Para añadir más confusión a la ya de por sí existente, la petrolera británica BP indicó que carece de "informaciones fiables o confirmadas"sobre supuestas víctimas en la plataforma de gas argelina.

Operación en marcha