MENÚ
martes 19 marzo 2019
04:46
Actualizado

Un régimen acuciado por la crisis económica

  • Un régimen acuciado por la crisis económica

Tiempo de lectura 4 min.

11 de enero de 2019. 11:51h

Comentada
Héctor G. Briceño M. Centro de Estudios del Desarrollo Universidad Central de Venezuela CENDES-UCV.  11/1/2019

1.-¿Que se espera del nuevo mandato de Maduro para los proximos años?

La meta de Maduro en los próximos años es profundizar la revolución y consolidar su modelo autoritario. Para ello tiene que solucionar varios problemas políticos y económicos. En primer lugar, debe resolver la profunda crisis económica y petrolera y construir una ruta para evadir el creciente entorno internacional adverso, en especial las sanciones. También debe revertir la crisis social, en especial la extensión de la miseria. También debe lograr un mínimo de legitimidad entre sus propios seguidores, muy especialmente entre las cabezas de los poderes públicos y de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana. Finalmente, debe mantener el boicot dentro de la oposición para evitar su reunificación.

2.-¿Está Maduro cuestionado dentro del chavismo?

Si. El proceso electoral implementado por el chavismo en mayo del 2018 no generó la legitimidad que Maduro necesitaba para continuar liderando el chavismo sin cuestionamientos. Una prueba de esto lo representa el juez Christian Zerpa, quien fue nombrado Magistrado de la sala electoral del Tribunal Supremo de Justicia apresuradamente por Maduro tras la derrota del chavismo en las elecciones parlamentarias del año 2015, con el objetivo profundizar el control sobre el Poder Judicial, utilizarlo para neutralizar el Poder Legislativo (desde entonces en manos de la oposición) y anular el poder de cambio de las elecciones. Sin embargo, esta semana el magistrado que se suponía la ficha más fiel a Maduro en el Poder Judicial huyó a los Estados Unidos para denunciar la ilegitimidad del Gobierno que hasta la semana pasada apoyó.

3.- ¿Cuál debería ser la estrategia de la oposición para enfrentar al Gobierno?

La oposición tiene dos tareas fundamentales para enfrentar al Gobierno. La primera es reconstruir la unidad o al menos una mínima coalición opositora. Solo si se presentan ante la población, el gobierno y la comunidad internacional como un bloque unitario logran recobrar la credibilidad y confianza que necesitan. En segundo lugar, la oposición necesita dirigirse a los sectores del chavismo que se encuentran en los distintos poderes públicos y que, al igual que el magistrado que huyó a Estados Unidos, tienen serios cuestionamientos sobre Maduro y su régimen, pues para que la oposición pueda liderar un proceso de transición a la democracia necesita el apoyo y colaboración de estos sectores. Un magistrado a favor del Estado de Derecho y de la Constitución en Venezuela representa una amenaza mucho mayor para el chavismo que un magistrado en Estados Unidos. Ahora bien, el fin último de la estrategia opositora debe necesariamente ser el retorno de la institucionalidad democrática y la supremacía de la constitución como marco normativo y regulativo de la vida política en el país. Para ello necesita construir una alianza amplia de actores políticos y sociales para la restitución del hilo constitucional.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs