Deportes

Archanco y otros exdirectivos de Osasuna juzgados por un delito fiscal

Los exdirectivos de Osasuna están siendo juzgados por un presunto delito contra la Hacienda.

Interior de la sala del Palacio de Justicia de Navarra donde se encuentran exdirectivos de Osasuna acusados de delitos contra la Hacienda Tributaria de Navarra.
Interior de la sala del Palacio de Justicia de Navarra donde se encuentran exdirectivos de Osasuna acusados de delitos contra la Hacienda Tributaria de Navarra.Jesús DigesEFE

El expresidente Miguel Archanco junto a otros siete exdirectivos de Osasuna, así como el propio club, están citados para sentarse en el banquillo del juzgado de lo Penal 2 de Pamplona por un presunto delito contra la Hacienda por retenciones indebidamente practicadas o no ingresadas por un importe de 203.354 euros.

Este procedimiento se inició por la querella interpuesta por el Gobierno de Navarra en febrero de 2017, consignando Osasuna en junio 232.837 euros en concepto de responsabilidad civil, cantidad que fue entregada a la Hacienda Foral en el mes de agosto de aquel año.

El fiscal pide que los acusados indemnicen solidariamente a Hacienda con casi 233.000 euros, a lo que suma para cada uno de ellos 15 meses de prisión.

Les pide también, igual que al club, una multa de 205.000 euros con la accesoria de pérdida de la posibilidad de obtener subvenciones o ayudas públicas y del derecho a beneficios e incentivos fiscales o de la seguridad Social durante 3 años y costas.

Junto con Archanco están procesado Juan Antonio Pascual (vicepresidente primero de enero de 2010 a junio de 2014), José Manuel Purroy (vicepresidente segundo de mayo de 2012 a junio de 2014), Sancho Bandrés (tesorero en las mismas fechas) , Manuel Ganuza (contador de la junta directiva en el mismo periodo), Jesús Peralta (vocal en el mismo tiempo), Ángel Vizcay (vocal y gerente de Osasuna de 2010 a 214) y Tomas López (contable en las misma fechas).

Según el escrito de la fiscalía, todos ellos permitieron que Osasuna, con “evidente ánimo de ocasionar un perjuicio” a la Hacienda Foral de Navarra, incumpliera sus obligaciones en 2013.

Pudo ser, añade, omitiendo en la declaración anual la información precisa sobre las retribuciones y su correspondiente retención, que posteriormente no ingresó, y que determinó que los perceptores de los rendimientos no hayan declarado la totalidad de los ingresos, o incluyendo “dietas exentas por gastos de locomoción y manutención”, pagos que no tienen tal consideración y que por tanto están sujetos a tributación.

Así la inspección fiscal realizada por la Hacienda Foral sostiene que en el año 2013 se abonaron retribuciones a empleados y trabajadores de la empresa por su importe neto, con la retención correspondiente, pero estas retenciones no se ingresaron en Hacienda ni se declararon, con un importe de 137.957,85 euros.

La fiscalía añade en su escrito que Osasuna también realizó retribuciones por su importe neto a los jugadores del equipo filial, “Osasuna B”, y cuyas retenciones fueron asimismo realizadas pero tampoco ingresadas en Hacienda, omitiendo información sobre las mismas, en este caso por un montante de 12.891,57 euros.

Además agrega que el club realizó retenciones a cuenta del IRPF en relación a pagos en especie, tal como la cesión gratuita de vivienda por importe de otros 20.891,63 euros

Junto con esas cantidades retenidas pero no ingresadas y “por tanto defraudadas” a la Hacienda Foral, añade que Osasuna incumplió la obligación de retener e ingresar 31.633,78 euros al declarar como dietas exentas por “gastos de locomoción y manutención” abonos que no tenían tal consideración y que por tanto eran rentas sujetas a tributación y no exentas.

El perjuicio ocasionado a la Hacienda Foral por las retenciones no ingresadas y las indebidamente no practicadas y en consecuencia, tampoco ingresadas en el periodo impositivo del IRPF correspondiente al año 2013, asciende a 203.354,83 euros, dice el fiscal.

Y agrega que estas conductas “fueron conocidas y permitidas por los acusados responsables del Club”.