Laura Escanes y la delgada línea que separa al periodismo de la bazofia

Esta semana la influencer se ha encontrado con el periodismo más machista

Model Laura Escanes at photocall of “ Lluita contra el Sida Foundation: People in Red “ Gala 2019 in Barcelona on Monday, 18 November 2019.
Model Laura Escanes at photocall of “ Lluita contra el Sida Foundation: People in Red “ Gala 2019 in Barcelona on Monday, 18 November 2019.Joan VallsGTRES

Por mucho que digan algunos, queda un gran camino por recorrer a la hora de hablar de igualdad. Que no se juzga por el mismo rasero a hombres y mujeres es algo que esta semana Laura Escanes ha tenido que sufrir en primera persona.

No es la primera vez que la catalana se ha visto obligada a defenderse de las críticas por exponer su vida en Instagram. Sin embargo su normalización de la maternidad real con sus ojeras, tripa post parto y kilos de más es un testimonio muy valioso para las jóvenes de hoy en día. Laura tiene claro que al ser un personaje púbico está expuesta a todo tipo de comentarios y suele ser concisa contestando a la gente que la critica en redes como ha hecho esta semana ante el artículo publicado en un diario digital que rezaba: «Laura Escanes abandona a su hija para irse de copas».

Desde que nació la hija de Laura Escanes y Risto Mejide, la influencer ha vivido volcada en su pequeña y su nueva vida. Esta semana Laura acudía en Barcelona a la gala benéfica People in Red destinada a recaudar fondos para la lucha contra el sida. Y ese ha sido el escenario elegido para que un periodista haya decidido acusar a la influencer de ser mala madre por el hecho de tener un rato de ocio para ella. Y usar además dos bombas lingüísticas en una misma frase, “abandonar” e “irse de copas”.

Comprensiblemente, Escanes ha explotado en un post de Instagram respondiendo a todos aquellos que no ven bien que una mujer pueda salir a divertirse aunque sea madre. Y es muy triste que en pleno siglo XXI una mujer tenga que seguir justificando sus comportamientos y demostrando que es una persona más allá de ser pareja de o mamá de.

«El lunes fui a la gala ‘People in Red’ para darle visibilidad, apoyar la causa y aportar un granito de arena más. Entre todos hemos conseguido recaudar 926.000 euros para la lucha contra el sida. Bien, pues el portal Crónica Global, de un periódico como El Español, y el periodista Arnau Vila, en vez de publicar esto publicaron el siguiente artículo: ‘Laura Escanes abandona a su hija para irse de copas‘, comienza escribiendo.

« Machismo en estado puro. Estamos en el año 2019 y aún existen periodistas que piensan que la madre debería quedarse en casa y no salir. Es curioso cómo no se ha dicho nada de Risto por estar cada tarde en Todo Es Mentira. ¿Y si hubiera hecho él la alfombra roja? ¿Qué hubiera pasado? Ya os lo digo yo, NADA«.

«Así que madres que estéis leyendo esto: si te apetece salir a tomarte un vino, sal. Si te apetece ir al cine y dejar a tu hijx con sus abuelxs, hazlo. Si quieres llevártelo a un restaurante, llévatelo. Si quieres escaparte un fin de semana, escápate. Haz lo que TÚ sientas que es lo mejor para ti y para tu hijx”

Laura Escanes y Roma
Laura Escanes y Roma@lauraescanes

Bastante moderada ha estado la escritora teniendo en cuenta el tono casposo, sucio y zafio con que fue escrito el artículo; además de juzgar sus dotes como madre también critica que pareciese una “bola de discoteca”, llevase las piernas al aire, un escote hasta el ombligo o la espalda descubierta “con el tremendo frío que hacía en la Ciudad Condal”.

Me vais a perdonar lectores y compañeros de profesión, pero esto no es periodismo, ni siquiera es propio de un artículo de opinión. Decía Gabriel García Márquez que el periodismo es la mejor profesión del mundo, pero encontrar en la prensa escrita estos eructos literarios hace que pierda la fe ante este bello oficio. Y que entienda la opinión de Risto cuando se defiende de que le critiquen por presentar programas de televisión siendo publicista “Pasen y lean. Si periodismo es escribir titulares tan machistas y repugnantes como éste, yo me alegro de no ser periodista, oiga”.

Cuando uno hace una maldad, o escribe una machirulada, pongamos por caso, hay que defender sus acciones hasta el final ¿no os parece?. Pues muy orgullosos no estarán en su periódico cuando el citado artículo ha desaparecido y el periodista ha cambiado su cuenta de twitter a privada. Al entrar en la cuenta del pajarito, ahora solo se puede ver la foto del susodicho (sin camiseta, muy profesional) y una gran descripción que seguro le aporta miles de match en Tinder o Grindr: “me gusta la quinoa”.

Desde luego no hay nada mejor que hacer un poco de ejercicio de investigación para ver de qué pie cojea cada uno, y en este caso ha sido fácil ver la fijación que tiene este periodista con Laura. Dudo mucho que su periódico le tenga en nómina solo para hablar de la influencer, pero es curioso ver los titulares que le ha dedicado en los últimos meses:

Laura Escanes se fotografía en bragas después de parir” (Laura comenta los cambios de su cuerpo postparto)

Al descubierto todas las operaciones estéticas de Laura Escanes” (al pinchar en la noticia, ese gran número de intervenciones se resume en un pinchazo de ácido hialurónico en el labio superior de la catalana)

Laura Escanes sobre sus tetas: tengo perazas” (cuando lo que Laura comentaba es el natural aumento de talla cuando se tiene un hijo). El periodista termina su pieza con una gran pregunta que seguro llena sus noches de onanismo: A partir de ahora, ¿se animará Laura a presumir de pechonalidad y mostrar la evolución de sus pechos?

Caviar periodístico.