Qué dice de ti tu manera de fumar

La manera de sujetar un cigarrillo, la velocidad con la que fumas e incluso la dirección en la que expulsas el humo da datos sobre tu personalidad y estado de ánimo.

Sabina es una persona reflexiva
Sabina es una persona reflexiva

Que los estancos pudieran permanecer abiertos durante la cuarentena fue duramente criticado por un sector de la población claramente no fumador. ¿Os imagináis una cuarentena con síndrome de abstinencia? Si la convivencia forzosa ya es dura per se, añadid ansiedad por el tabaco y riñas por encontrar el último cigarro sin filtro de esos apestosos que fuma el abuelo y que de pronto se convierten en delicatesen. (en tiempos de pandemia todo agujero es trinchera, o algo así se dice ¿no?).

Hoy más que nunca, fumar es el spa de los fumadores. Para otros es cocinar bizcochos, comer chocolate o limpiar compulsivamente. Pero a diferencia de estos momentos refugio que nos buscamos todos para sobrellevar el confinamiento forzoso, fumar es un lenguaje que delata la manera de ser y el estado anímico del fumador.

A nivel empresarial, es muy útil para los entrevistadores ver cómo fuman los candidatos, pues desde la manera de sujetar el cigarro hasta la dirección y la velocidad de exhalar el humo les dará más datos de comunicación no verbal que lo que puede ser la entrevista posterior en sí. ¿Ejemplos? Si se cree superior, si está furioso, nervioso…

Ahora que tenemos tiempo, observemos a la gente que fuma, aunque sea en una película. Es importante comprobar como cada movimiento del cigarro se acompaña con un gesto del cuerpo, de los ojos y de las manos. El prota de nuestra película seguramente exhalará el humo hacia arriba porque tiene una actitud positiva ante la vida y porque confía en sí mismo. Sin embargo, los que pretender ocultar algo o se sienten negativos expelen el humo, la mayor parte de las veces, hacia abajo. Si ves a algún familiar fumando así, quizá sea el momento de dejarle un ratito solo porque está preocupado pero no lo quiere decir.

En un negocio, o en una partida de mus, por ejemplo, un fumador que se siente seguro o ve clara la jugada expulsa el humo hacia arriba y rápido. Ojo, que así es como fuman también las personas narcisistas. Cuanto más rápido se exhala hacia abajo, más abatido se siente el fumador.

Cuando el humo se echa por la nariz significa que esa persona se siente superior, pues lo lanza desde la parte superior de su cuerpo, no por su boca. Es típico de líderes y personas que poseen un gran autocontrol. Pero atención, si baja la cabeza mientras lo hace, su actitud es hostil y seguramente esté enfadado.

No te fíes demasiado de quien exhala el humo por un lateral de la boca, seguramente no sea una persona muy fiel ni correcta.

En algunas culturas, todavía piensan que es echar una bocanada de humo a la cara de alguien es señal de cortejo (te ahuman porque te desean). No es cierto; es una señal de menosprecio mal entendida.

Para la próxima videoconferencia, si vuestro partner es fumador, fijaos si enciende y apaga el cigarrillo antes de terminarlo, pues este gesto indicará que tiene ganas de colgaros porque no se siente tranquilo. Esa sensación de desazón se demuestra fumando el cigarro en dos ansiosas inhalaciones; la persona que está relajada o quiere estarlo expulsará el humo lentamente.

El actor Max Marieges fumando
El actor Max Marieges fumando@maxmarieges (nombre del dueño)

Maneras de sujetar el cigarrillo

En 1959, el psicoanalista William Neutra formuló un análisis según el cual, la manera en la que sostienes un cigarrillo refleja también rasgos de tu personalidad y estados de ánimo.

- sujetar un cigarro con ambas manos refleja inseguridad. Según Neutra, esta forma de aferrarse al cigarrillo revela miedo a las pérdidas emocionales y por eso se sostiene con tanta fuerza. También es típico de las personas dependientes y obsesivas.

- la persona que en vez de mirarte fija su vista en la punta del cigarro está aburrida; se concentra en ver cómo se quema el cigarrillo para evitar bostezar.

- sujetar el cigarrillo entre los dedos índice y corazón es propio de personas contemplativas e intelectuales. Es propio de personas que observan lo que sucede a su alrededor y piensan antes de actuar.

- sujetar el cigarro al revés, dejando la boquilla en la parte superior de los dedos y el cigarro mirando hacia el suelo es propio de personas débiles, mentirosas y con las que es difícil convivir.

- si fumas con los dedos que no sujetan el cigarrillo en forma de puño dice de ti que eres una persona individualista y a veces demasiado directo. Según el psicoanalista, esta postura revela que tienes tendencia a estresarte y que no aceptas con facilidad opiniones diferentes a las tuyas.

- si sostienes el cigarrillo con el pulgar y el índice eres una persona que se aburre con facilidad y muy distraída. También tienes un carácter conciliador que evita las broncas innecesarias y eres alérgico a los dramas. Neutra añadió además que las personas que fuman de esta forma son soñadoras y con grandes aspiraciones para su futuro.

Y tú...¿cómo fumas?