Arturo Fernández, un amigo inolvidable

Hace un año que nos dejó el gran actor asturiano Arturo  Fernández, nacido en Gijón. Más que un magnifico actor y mejor persona, para nosotras fue un amigo incondicional  que sigue en nuestra memoria y en nuestros recuerdos.

Arturo Fernández era un gran hombre, muy educado y caballero, muy inteligente y sumamente elegante. Alto, atractivo, con una gran presencia, mucha clase y una voz característica que conquistaba a quien le escuchase. Le gustaba leer novela histórica y de suspense. Tuvo 2 loros, Nerón y Lucas, este último le piropeaba cuando le veía. Ha tenido muchos perros pero sus favoritos eran “Jandro” un Dálmata espectacular, “Rocco” un Bullmastiff y “Sinatra” un Golden Retriever. Le apasionaba el fútbol, su equipo no podía ser otro que el Sporting de Gijón, pero disfrutaba con cualquier partido de grandes equipos. Era muy disciplinado en sus comidas y descanso. No hacía régimen. Amaba tomar el sol, incluso sentado en un banco de la calle, cualquier sitio o rendija era buena para ponerse al sol. Era un hombre muy respetuoso, también con el medio ambiente. Alguien irrepetible, único

Le conocimos gracias a la gran actriz Lola Herrera.  Se había convertido en uno de los actores más taquilleros de cine, teatro y televisión  gracias a la serie “La Casa de Los Líos” (127 capítulos arrasando en audiencia), producida para Antena 3 por su gran amigo Pedro Pérez, con la que puso de moda su “Chatina”. Además de protagonista, no había guion que no corrigieran sus manos. Todos los que le rodeaban (directores, técnicos y actores) aprendieron de su profesionalidad.

Durante 70 años estuvo actuando y de gira por toda España, hasta dos meses antes de su fallecimiento, con las obras de teatro de su propia compañía. Su última comedia, “Alta Seducción”, se estrenó el 27 de Septiembre de 2017 en el Teatro Amaya. En el estreno le arroparon, entre otras personalidades, Ana Botella, Enrique Cerezo, Massumeh, Fernando Fernández Tapias, Nuria González, Juan Palacios, Pedro Pérez, Yolanda González, Luis Del Olmo, Luis Cobos, el Padre Ángel, Carmen Lomana, Norma DuvalPedro Delgado y su mujer Ludy Blanco.

Como actor, director y productor, qué voy a decir que no hayamos visto a lo largo de su magnífica trayectoria profesional, todo un legado que nos ha dejado. En los escenarios se sigue levantando el telón pero sabemos que ya no le veremos. Pero no por ello deja de estar en los corazones de su familia, amigos y personas que le hemos querido.

En varias ocasiones, hablando con Nuria González, cómo te extrañamos. Siempre nos haces sonreír recordando los buenos momentos que compartimos. En Nuria he podido percibir lo mucho que Fernando, sus hijos y ella te querían. Una amistad que fue grande y verdadera. 

Al igual que su hermana Yolanda González que siempre dice: “¡Era un Señor! Maravillosa persona y Gran Amigo. Su clase le identificaba y su educación era exquisita.”

Arturo, estarás allí, viéndonos, diciendo "venga Chatina, tira palante", porque es lo que nos toca vivir ahora, con tantos amigos que compartimos y con los que seguimos hablando de ti. Siempre estarás con nosotros. 

Ésta sólo es una pequeña muestra del cariño que te tendrán eternamente tu familia y amigos…

Su gran amigo Enrique Cerezo, magnate cinematográfico y presidente del Club Atlético de Madrid le dedica: “Hablar de Arturo siempre es importante por el gran recuerdo que ha dejado;  y del que siempre se habla bien porque nunca ha hecho mal a nadie. 

Ha sido un amigo inolvidable que nos deja muchísimos recuerdos, como esa magnífica comida semanal que hemos tenido muchos años, con el que pudimos conversar y hacernos cada día más amigos.

Como profesional el número 1. Con 90 años, hacer una función diaria de teatro, es más que suficiente para demostrar su profesionalidad.

Como amigo siempre a la disposición de todo el mundo. Por eso no es fácil olvidar a Arturo.

Desde aquí Arturo, una vez más un fuerte abrazo.

Tu recuerdo, tu simpatía y tu buen hacer, siempre nos acompañara.”

Su mujer, la gran pintora Maria Jesus de Frutos añade: “Arturo Fernández. Eterno Galán. Siempre impoluto en sus ademanes, en su vestir...

Podría haber salido del pincel de “Sorolla”. Trabajador infatigable. Se entregaba con pasión a su cine, a su teatro. De una simpatía desbordante. Manejaba con habilidad la ironía. Amigo de sus amigos. Difícil de llenar ese vacío.

Seguro que en “el más allá “es feliz, haciendo teatro y cuidando de los suyos.”

Juan Palacios, el presidente del Grupo Munreco, me comenta: “Tuve el placer de conocer a Arturo Fernández los últimos 10 años, pero para mí es como si hubiera sido su amigo toda la vida. Su personalidad, su simpatía y su presencia de galán hicieron que, desde el principio, en nuestras tertulias de los viernes, me llegara muy profundo. Sentí su pérdida y aún hoy le sigo echando mucho de menos. Tenemos muchas anécdotas compartidas, lejos del trabajo y en entornos distendidos, que nos han hecho disfrutar mucho a ambos.

“Chatín, te quiero”

Su hija Isabel le dedica este emocionante mensaje: “He tenido la suerte de tener al ser más maravilloso de la tierra como padre. No creo que haya nadie tan especial y mejor persona que él.  Suena muy típico pero es así como lo siento...Fue mi gran amigo, confidente, consejero, mi pilar y referente a seguir, no dejó ni un solo día de sorprenderme con su sabiduría, generosidad hacia los demás, su pasión por la profesión, perfeccionista incansable en sus comedias, su gran sentido del humor y su sencillez en disfrutar de los pequeños placeres de la vida. 

No necesitaba mucho para ser feliz, solo subirse a un escenario cada día y estar con su familia a la que adoraba. Le encantaba mantener una buena conversación después de almorzar, tomar el sol y ver un buen partido de fútbol, eso sí, desde su cama ¡y con su gran televisor! 

Papá, estés donde estés... por favor guárdame un sitio a tu lado para seguir queriéndote y admirándote. Te echo de menos. Tu hija Pitu.”

Su mujer Carmen Quesada,  se sincera: “Desde la inagotable pena de su ausencia, todo mi agradecimiento a Massumeh y Nasrin  que consiguieron que la eterna juventud de Arturo se reflejara siempre en su cara… ¡¡¡Gracias por cuidarlo tan bien y con tanto cariño...!!!”

La gran actriz Emma Suárez recuerda: “Tuve la suerte de coincidir con Arturo Fernández en varias ocasiones. Siempre se mostró amable y cariñoso. Su educación, elegancia  y sentido del humor han dejado huella en muchos de nosotros. Arturo Fernández creó un personaje referente en la escena. Y era único. Nos ha dejado sus películas para seguir disfrutando.  ¡Gracias maestro!”

Nuestro amigo Francisco de Borbón, Duque de Sevilla, nos cuenta que le había conocido en Barcelona en 1966, en la casa de los Sres. Fontana, y que era un hombre muy bueno, un actor magnífico y que mucha gente le echa de menos. El 18 de Mayo 2018,  en el Monasterio de San Jerónimo el Real, tras una propuesta nuestra, el Duque de Sevilla, como Consejero magistral del Cuerpo de la Nobleza del Principado de Asturias, hizo entrega  de la Medalla Conmemorativa del 1300 Aniversario de la Proclamación de D. Pelayo a Arturo Fernández y Rodríguez.

Goyo Gonzalez, el presentador de los programas de máxima audiencia “Huellas” en Telemadrid y “Herrera”  en La Cope, nos cuenta emocionado: “Si preguntas por Arturo Fernández te dirán que fue un gran actor, simpático, educado, seductor y muy elegante. Si me preguntas a mí, diría lo mismo, pero Arturo para mí fue mucho más. Formó parte de mi familia, se convirtió en mi confesor, mi maestro, en mi amigo. De él aprendí el valor de la constancia en el trabajo y la importancia de quererse y hacerse querer por lo más importante de nuestro oficio, el público.                                       Hace años, en medio de la anterior crisis, me quedé sin trabajo y fui a verle. Me quejaba amargamente de las injusticias de las que yo era objeto, de que nadie me echara una mano después de tantos años de profesión, etc... Él me escuchaba con atención y luego me preguntó...  ¿Estás metido en política?  ¿Le haces la pelota a tus jefes? ¿Te has acostado con alguien importante? Yo le contesté a todo que NO y él respondió: ¡pues te jodes chatín! Ese es el precio que pagas por tu independencia.  Sigue buscando y ya verás cómo remontas siendo tú mismo... y así fué, Amén.”

Para la empresaria Carmen Lomana, “Arturo era todo aquello que las mujeres admiramos; un señor con gran sentido del humor, elegante en todas sus formas, no solo en el vestir, educado, seductor con clase, un hombre con principios y sentido de lo que significa cumplir la palabra dada. Y por encima de todo gran amigo y maravilloso actor. El escenario era su vida y nosotros le acompañamos sin perdemos un solo estreno hasta el final. Se fue el último Galán.”

Para su amigo, el actor y ex torero Óscar Higares, “Arturo ha sido un ejemplo para la profesión de amor, dedicación y entrega, un referente del teatro y un hombre con una arrolladora personalidad.”

Para sus amigos Ludy y Pedro Delgado, “Arturo Fernández era todo un galán del cine español y un caballero dentro y fuera de la pantalla”

La actriz, vedette y presentadora Norma Duval nos explica que: “Dedicar unas palabras a Arturo es facilísimo, porque ha sido un hombre maravilloso en todos los aspectos de la vida. Ha sido un señor, un magnifico actor, un gran compañero y sobre todo ha sido un ser humano fuera de serie. Eso lo sabe muy bien su familia. Yo por mi parte, como Carla trabajó con él en “Alta Seducción”, la primera vez que se estrenó con  Cristina Higueras, por supuesto Arturo y Carla. Y bueno, pues pude conocerlo un poquito más de cerca por lo que me llegaba. Carla quedó encantada sobre todo porque siempre me hablaba mil maravillas de él. Yo creo que es una persona que siempre estará en nuestra mente y sobre todo, ha hecho muchísimo por el teatro y por el cine también, pero por el teatro ha hecho muchísimo y por la alta comedia. Yo creo que ha sido el mejor actor en alta comedia que hemos tenido. Difícil para reemplazarlo.”

Recuerdo que en una ocasión Arturo comentó que Javier Veiga, el actor, director, productor y escritor de la serie de televisión  “Las Pequeñas Coincidencias”, de Amazon Prime, era un genio muy brillante. El propio Arturo le había encargado una obra de teatro que tristemente no se pudo llegar a hacer realidad. Y Javier Veiga ha querido dedicar estas emocionantes palabras a Arturo: “Arturo Fernández era y será un galán irrepetible. Un referente y maestro de la comedia y de la seducción. Tomarse un Campari con él en el Palace es una de esas experiencias inolvidables; qué pena no haber tenido tiempo de tomarnos más. Y sobre todo, yo de mayor quiero ser como Arturo. Me conformo con que mis 60 se parezcan a sus 80... Genio y figura”

Al igual que su mujer, la actriz Marta Hazas, que suscribe a Javi y solo añade “Qué pena que no les hubiera dado tiempo a esa colaboración juntos con texto de Veiga. Fue un GALÁN con mayúsculas que no decepcionaba en las distancias cortas. Le conocí un mediodía de un 31 de diciembre en Madrid y fue un regalo de cumpleaños inolvidable compartir aperitivo con él.”

Su gran amigo, el productor de cine y televisión Pedro Pérez nos cuenta esta maravillosa anécdota: “Cuando Arturo llegaba agotado a su casa de Fuente del Fresno, después de una dura jornada de trabajo, se encontraba en el recibidor con su flamante loro (a pesar de su longevidad no le sobrevivió) que siempre le saludaba con un: 

-”Arturo guapo, Arturo guapo”

Arturo, muy serio, ajustándose la corbata y arqueando la ceja, le respondía: ¿Es a mí?”

La actriz Belinda Washington le dedica estas bonitas palabras: “Para mí, Arturo Fernández fue mi maestro a la hora de empezar a hacer teatro. Nunca me había subido a un escenario. Él creyó en mí, y empecé a hacer “Mejor en Octubre” con él, hace muchísimos años. Y después mantuvimos una gran relación, junto con Carmen, su mujer. De Arturo te puedo decir que era un ser generoso, muy trabajador, muy, muy divertido, muy especial, muy paternalista y muy agradable… que tuve la suerte de conocer junto con Jesús Hermida, en cuyo programa conocí a Arturo, en el que hablamos de “Dos magnolias para ti” y a partir de ahí la vida nos juntó de nuevo muchas veces, y nos tuvimos siempre un gran cariño, y hubo siempre una gran amistad.”

Carmen Del Valle, la actriz de reparto de sus últimas comedias se emociona al pensar en él: “Desde que te bajaste del escenario, todo se ha vuelto extraño, difícil, de hecho, los telones de casi todos los teatros permanecen bajados. Serían tan complicados para ti éstos tiempos....Te hablo muy a menudo, de mis cosas, ya sabes... incluso a veces te piropeo, sé que eso es lo que más te gusta; nunca vi un hombre tan guapo y galán como tú. Tu presencia es inevitable, porque el hueco que nos dejaste es inmenso. Te echamos tanto de menos...Querido Arturo, hace un año que no salimos de gira y ya va tocando”

Escrito de su hermana del alma... Paula Martel, actriz de teatro y compañera de Arturo como primera actriz durante muchos años: “Haber conocido a Arturo Fernández es una de las cosas más maravillosas que me ha dado la vida. Después de cuarenta años de amistad y doce de ellos trabajando con él en el teatro, puedo decir con toda sinceridad y admiración que ha sido una de las personas más buenas y generosas que he conocido. Y como actor, increíble, un ejemplo del que se aprende todos los días tanto artísticamente como humanamente. He tenido la suerte de sentirlo como el hermano que me hubiera gustado tener. Se merece el mejor de los cielos”

Para la actriz Juncal Rivero: “Arturo ha sido una persona muy importante en mi vida profesional, gracias a él estuve mas de un año en “la casa de lo líos” y sobre todo, gracias a él descubrí mi amor por el teatro.  Yo salía tan feliz y tranquila al escenario que me decía, “chatina, eres una inconsciente” tal vez no me daba cuenta de la enorme responsabilidad que pisar unas tablas supone. No olvidaré muchas cosas de él, como que fue la primera persona a la que mi hijo, siendo un pequeño de un año le dio un beso sonoro en la cara. Arturo tenía un don.  Don Arturo.”

Hilario Alfaro, presidente de Madrid Foro Empresarial se sincera muy emocionado: “Era una persona 10 y “amigo de sus amigos” pero de verdad...después de nuestra comida de todos los viernes en el “El Quenco de Pepa”, siempre me dejaba en mi trabajo  y él, camino de su Teatro Amaya, siempre en ese rato me daba un consejo de vida para mí solo, como si fuera su hijo. En su último cumpleaños, 90, Pepa y yo nos fuimos a Sevilla, q era donde estaba trabajando, tomamos el aperitivo en su casa, un beso, y nos volvimos, ya estaba muy mal, pero aguantó hasta el final de su compromiso con Sevilla, en ese abrazo de despedida yo sabía q estaba a punto de “bajar el telón”.  Aun así, nos reunió 2 veces más en su casa de Madrid a sus amigos.... cantamos, reímos, hablamos de cine, de orquestas, siempre, su mujer Carmen, pendiente de todos nosotros....y sí, sabía que era la última vez q nos veríamos... A la salida, Pepa se dio cuenta de dos lagrimones q se me escaparon... Después de un año desde q se marchó, para todos nosotros sigue estando en nuestro recuerdo a diario. ¡¡¡Gracias Arturo x tu amistad!!!”

A nivel personal, recordamos con especial cariño la fiesta sorpresa que le organizó Carmen, su mujer, por su 80 cumpleaños, en el Teatro Marquina, y nos colocó a todos a partir de la fila 6 para que no nos reconociera, y cómo se emocionó con el Cumpleaños Feliz que le cantamos cuando bajaron el telón de su comedia "La Montaña Rusa"

Qué gran suerte haberle conocido. Gracias a todos por haberme acompañado en este homenaje.

Tengo que admitir que los Viernes por la tarde en Massumeh, ya nunca serán lo mismo sin él….