Pistorius, vuelve su lado oscuro

Lo que iba a ser un sábado más con amigos se convirtió en otra pesadilla para el deportista Oscar Pistorius, que vuelve a estar en todas las portadas de los periódicos surafricanos. El atleta paralímpico se vio involucrado el pasado fin de semana en una pelea en un local nocturno llamado The VIP Room de Sandton, en Johannesburgo, en el momento en el que más tenía que guardar las formas. El asunto ha llegado tan lejos que la propia portavoz de la familia, Annaliese Burgess, envió un comunicado en el que reconocía que el deportista estuvo en aquel local el pasado fin de semana. «Estaba sentado en una zona tranquila de la sección VIP privada cuando fueron abordados por la persona que se ha identificado como el señor Mortimer. El individuo en cuestión, de acuerdo con mi cliente, comenzó a dialogar con él agresivamente en los asuntos relacionados con el juicio. Se entabló una discusión durante la cual (Pistorius) pidió que lo dejaran solo. Oscar salió poco después con su primo». Y hasta aquí la versión de los hechos del atleta, que dista de la que ofreció a los medios el otro implicado.

Jared Mortimer relató al periódico surafricano «The Star» que el olímpico –al que conoció esa misma noche– comenzó a hablar mal de algunos de sus amigos, entre ellos el hijo del presidente del país, Jacob Zuma. Según Mortimer, Oscar «estaba borracho y empezó a insultar a mis amigos y me dio un golpe en el pecho». Acción por la que Mortimer respondió a Oscar con un empujón en el pecho que hizo a Pistorius caerse sobre unas sillas. En una labor de investigación, la agencia de noticias surafricana EyewitnessNews publicó ayer que Jared Mortimer es amigo de Mark Batchelor, un ex jugador de rugby de Pretoria que declaró en contra de Pistorius en el juicio por una antigua pelea en la que se enzarzaron ambos deportista y en la que el paralímpico amenazó con «partirle las piernas». Y siguen tirando del hilo.

De hecho, habían pasado cinco meses desde que Pistorius no utilizaba las redes sociales, pero el pasado domingo rompió su silencio a través de su página oficial de Twitter, que ha tenido «dormida» desde el día del primer aniversario de la muerte de Reeva Steenkamp. Al día siguiente del incidente, el deportista publicó un montaje de varias fotos en las que aparece con niños que padecen una minusvalía junto a la frase: «Tienes la capacidad de cambiar la vida de alguien. A veces, las cosas más sencillas que haces o dices pueden hacer que alguien se sienta mejor o se sienta inspirado». Poco más tarde, publicó un texto religioso que habla del amor y acabó con una frase: «Señor, hoy te pido que laves a los que viven en el dolor en el río de su sanidad». Tras esta irrupción en la red de microblogging, su equipo de defensa le ha pedido expresamente que no utilice las redes sociales hasta que el juicio haya acabado.

w NO HA SIDO DENUNCIADO

A pesar de que en el primer momento se pensó que este episodio afectaría al devenir del juicio por la muerte de su novia el año pasado, no va a ser así. Según informan los medios locales, este altercado no alterará en ninguna medida el proceso judicial. Ni los gerentes del local nocturno ni Jared Mortimer han denunciado a Pistorius, por lo que todo seguirá su cauce sin reparar en el capítulo del pasado sábado noche. El juicio se retomará el 7 de agosto con las conclusiones finales de las 39 sesiones. La fecha en la que se hará pública la sentencia se desconoce. Pistorius podría ser condenado a cadena perpetua por asesinato.