Fútbol

Torbe amenaza con unas memorias desde la cárcel

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Desde la cárcel, Ignacio Allende Fernández, alias Torbe, que cumple prisión sin fianza a la espera de juicio por los delitos de pornografía infantil y trata de seres humanos, entre otros, trama un nuevo negocio. Dice, según ha podido saber LA RAZÓN, que se ha cansado de esa vida y cuando salga libre quiere montar una granja. Sí, con gallinas y cerdos. Muy en su hábitat natural, reacciona todo al que se lo cuenta. Pero el negocio es mucho más suculento que el de granjero. «El rey del porno» amenaza con escribir unas memorias desde la cárcel, donde asegura que quiere contar «muchas verdades» y, por supuesto –ahí está el filón- dar todo tipo de nombres que pueden echarse a temblar. Sin restricciones: futbolistas, deportistas de elite, directores de cine...

De ser así, saltarán chispas en muchas parejas. Como ha ocurrido con Edurne y David de Gea. La cantante y el guardameta no viven su mejor momento. Aunque la cantante mantiene el tipo y confía en la inocencia de su novio, necesita más explicaciones. Que el nombre del portero del Manchester United y de la Selección aparezca en el sumario del «caso Torbe», como nexo para organizar a otros futbolistas encuentros sexuales sorprendió a todos, especialmente a Edurne. La intérprete conoció la noticia mientras comía con su mánager, Óscar Taruella, y llamó inmediatamente a su pareja. El portero le dijo que todo era falso, que él no tenía nada que ver y que ha puesto el asunto en manos de sus abogados. Tras hablar con ella y con la Federación, dio la cara y desmintió «absolutamente todo». Los supuestos abusos en una fiesta privada organizada por el guardameta se produjeron en 2012, cuando llevaban dos años de noviazgo. «Es mentira», decía De Gea. Su familia le cree. Del Bosque y sus compañeros de la Selección, también. Sin embargo, Edurne prefirió callar. De hecho, durante días se ha mantenido oculta. Finalmente decidió romper su silencio a través de las redes sociales. «Vamos David, vamos España», le animó en el debut de España en la Eurocopa.

La relación continúa. Al menos, de momento. De Gea triunfa con La Roja y Edurne arrancó ayer su gira «Adrenalina». Será duro subirse al escenario estando en el punto de mira. De cara a la opinión pública, la confianza entre ellos es plena. De puertas adentro es normal que la cantante tenga dudas. La investigación sigue abierta y Edurne no quiere hacer nada que pueda afectar al trabajo de su novio en la Selección ni tampoco a su gira. El pacto es mutuo: dejar que el tiempo enfríe la actualidad y esperar a que puedan encontrarse para ver si hay forma de superar los resquemores lógicos de ella.

Una persona cercana a la cantante asegura que «está enamoradísima de David y cree firmemente en su inocencia, en ningún momento ha dudado». Esta semana varios paparazzi esperaban a la puerta de su casa de la sierra madrileña, pero ella no se ha parado a hablar con ellos. «Es una mujer muy sensible», cuenta una de sus mejores amigas, «y le duele todo lo que está ocurriendo.

Lo que más le ha molestado es que algunos, a través de las redes, la hayan colgado el cartel de «la cornuda de España» y a su novio, «infiel y sinvergüenza».