• Vivir de (y para) la moda

Vivir de (y para) la moda

La modelo tinerfeña Deborah Corona explora su faceta de diseñadora con su firma homónima para la mujer sexy, aquella que se siente femenina y segura de sí misma.

¿La moda estaba en casa o vino de fuera? ¡Para nada! Mis orígenes podrían ser atípicos, porque en mi casa no hay antecedentes. Mi padre es abogado y mi madre, veterinaria. Sin embargo, siempre me ha entusiasmado este mundo. Cuando acabé el Bachillerato, empecé Derecho, y a medida que iba transcurriendo el curso, me escapaba a menudo a los desfiles y los shootings que tenía porque me alucinaban. Fue cuando decidí dejar esa carrera y marcharme a Madrid a estudiar Diseño y Moda. ¡Quería cumplir mi sueño!

De modelo a diseñadora. Exactamente. Cuando trabajaba de modelo me fijaba mucho en la labor de los diseñadores y el trabajo que desarrollaban. Además, la vida de modelo es inestable económicamente hablando y quise asegurarme un futuro creando mi propia empresa con mi estilo y mis diseños.

¿Y cómo compaginas los dos trabajos? Intento explorar las dos facetas sin de momento dejar ninguna, aunque he de reconocer que estoy muy centrada en mi firma y me quita mucho tiempo para estar presentándome todos los días a castings.

¿Cuándo decidiste lanzarte al mercado? Hace 3 años. Empecé de forma muy casera, creando diseños y vendiéndolos entre amigas y conocidas. Vi la aceptación y me lancé a hacer un proyecto más serio con sus colecciones y toda la producción que se necesita.

¿Qué estilo defiendes? Los cortes de mis prendas son limpios y busco un punto intermedio entre lo elegante y lo extremadamente sexy, con diseños que mantengan buena calidad. De esto, me preocupo mucho.

¿Cómo es tu día a día dentro de tu marca? En el mundo del diseño, no existen los horarios. No es un trabajo de oficina y puedo estar 24 horas desarrollando un mismo diseño y nutriéndome de imágenes, sonidos, olores... Una vez creado, selecciono los proveedores los tejidos, después mi modista hace los prototipos, el fitting, los detalles... y una vez terminada la pieza se lleva a producción. Ver luego esa prenda en la calle es un sueño para mí.

¿Cómo es la mujer que viste Deborah Corona? Es segura de sí misma, decidida y sin complejos. Es una mujer a la que le gusta la moda, quiere ser admirada y sentirse libre y guapa. Una mujer que apuesta por lo original para diferenciarse del resto.

Con prendas que exaltan la feminidad... ¡Exacto! Las prendas que empoderan a una mujer no son las más bonitas, más caras o atrevidas, son aquellas con las que cada mujer se siente cómoda y confiada. Es así como ella misma sacará su lado más poderoso.

Vivir de (y para) la moda

¿Qué novedades introduces en la nueva colección? Voy a empezar a hacer para invitadas, porque es un hueco que quiero cubrir. Quiero convertir a la invitada en la mujer más elegante y sexy de la fiesta. Tus ventas ahora mismo se centralizan a través de tu página web.

¿Te planteas abrir puntos de venta físicos? De momento, no. Creo que teniendo una tienda física me limito más y los gastos son muchísimos. Para empezar, una web online me parece la mejor opción.

¿Qué otros retos te plantas? Mis retos profesionales de momento son seguir creciendo, porque justo estoy empezando. Me encantaría llegar a tener colecciones más amplias y contar con un equipo mayor.

Hay que luchar duro para hacerse un hueco en la industria de la moda. Eso supongo que ya lo sabes... Sí, es un mundo complicado, nadie te regala nada y hay mucha competencia. Como diseñadora tengo que estar constantemente empapándome de libros y revistas de moda, pero también conocer lo que hay en la calle, viajar, descubrir nuevos tejidos, formas, tecnologías e incluso, predecir lo que está por venir. ¡Y no es fácil!