MENÚ
domingo 15 septiembre 2019
14:21
Actualizado

Andalucía: Del subidón del 28A al «es otra cosa»

PSOE y Cs confían en repetir éxito electoral mientras el PP se encomienda a que las locales son distintas

  • Susana Díaz en Punta Umbría junto al presidente de la Diputación Caraballo y la candidata Aurora Águedo / Foto: La Razón
    Susana Díaz en Punta Umbría junto al presidente de la Diputación Caraballo y la candidata Aurora Águedo / Foto: La Razón
  • Andalucía: Del subidón del 28A al «es otra cosa»
    /

    Beltrán Pérez arrancó la campaña en plena Feria de Sevilla / Foto: Efe

Sevilla.

Tiempo de lectura 4 min.

09 de mayo de 2019. 23:48h

Comentada
Laura Blanco Sevilla. 10/5/2019

«Las municipales son otra cosa». Es el mantra que repiten los políticos andaluces de uno y otro partido cuando se les pregunta por sus expectativas para el 26 de mayo en unas urnas que volverán a abrirse menos de un mes después de las elecciones generales del 28 de abril. En el PP, se acogen a ese mantra para mostrar confianza en remontar la debacle del 28A, apelando a la experiencia de gestión de sus alcaldes por encima del desgaste que puedan tener las siglas. En el PSOE, para insistir a los suyos en que no vale confiarse e intentar reeditar la participación masiva que les permitió sacar en la comunidad medio millón más de votos que en las andaluzas de diciembre donde perdieron el gobierno de la Junta tras 36 años. En el caso de Cs, sin embargo, se agarran a los buenos resultados en ambos comicios para soñar con rascar alcaldías en alguna gran ciudad como Jerez o localidades del Campo de Gibraltar (en esta legislatura sólo han gobernado en cuatro municipios pequeños), igual que Vox para hacer de Almería su particular feudo con epicentro en El Ejido, donde ganaron hace un mes y tradicional bastión popular. Para la confluencia de IU y Podemos, la Alcaldía de Cádiz es el espejo en el que mirarse y que usarán como ejemplo de que ya saben lo que es gobernar.

PSOE y PP cuentan con la ventaja de su amplia implantación territorial, que les permite presentar candidaturas en los 785 municipios andaluces, en muchos de ellos sin más rivales a batir que el contrincante del bipartidismo de siempre. Así, mientras Susana Díaz y Juanma Moreno recorrerán estos 15 días las ocho provincias para apoyar a sus alcaldables, el resto concentrarán esfuerzos allí donde ven más posibilidades.

La formación naranja, que concurre a las municipales en 323 localidades, es la más transparente en sus intenciones. Juan Marín abrió la campaña anoche en Jerez y el domingo acudirá a su localidad natal Inés Arrimadas. Cs ha marcado en rojo la posibilidad de que su candidato Carlos Pérez arrebate a la socialista Mamen Sánchez el gobierno de la coalición que mantiene con el apoyo de Podemos. Chipiona y la posibilidad de ser decisivo en Algeciras para que el el popular José Ignacio Landaluce mantenga el bastón de mando son también objetivos prioritarios, al igual que Huelva capital, donde actualmente gobierna el PSOE con Gabriel Cruz y un pacto PP-Cs podría desbancarlo. En esta provincia, la formación naranja da por hecha la Alcaldía de Aljaraque, localidad de la consejera de Igualdad Rocío Ruiz y el recién elegido diputado al Congreso Carlos Hermoso donde arrasaron el 28A. De momento, no hay agenda clara de Albert Rivera en la comunidad.

El líder popular, Juanma Moreno, hizo anoche doblete en Granada, cuya capital perdieron tras varias legislaturas no en las elecciones sino por una moción de censura tras la imputación de José Torres Hurtado y que el PP aspira a reconquistar de la mano de Sebastián Pérez. La fortaleza del PP en Andalucía oriental se desvaneció en las generales, en las que el PSOE ganó también en esas provincias y los resultados fueron especialmente malos en la Málaga del propio Moreno y de su mano derecha Elías Bendodo (el PSOE le sacó 100.000 votos en la provincia y Cs dio el sorpasso) y una Almería donde Vox ganó en El Ejido o Níjar y quedó tercera fuerza en la provincia a 9.000 votos del PP, por lo que se centrará en la zona –junto a las 8 capitales– aunque concurre en 156 municipios. Moreno se prodigará por esos lares confiando en que con veteranos como Francisco de la Torre en Málaga y Luis Rogelio Rodríguez-Comendador en Almería se cumpla la máxima de que en las municipales «se vota a la persona». Pablo Casado tiene previsto bajar a Andalucía el segundo fin de semana de campaña.

Repetir la movilización del 28A será el eje de la campaña del PSOE, en la que Susana Díaz tendrá una media de cuatro o cinco actos al día en todas las provincias –ayer abrió en Huelva– y por donde se dejarán caer los ministros andaluces María Jesús Montero, Luis Planas y Carmen Calvo además de Fernando Grande-Marlaska. La presencia de Pedro Sánchez aún no está confirmada. Las expectativas son altas tras los buenos resultados de hace un mes, con aspiración de ampliar la mayoría de Juan Espadas en el Ayuntamiento de Sevilla, además de las de Córdoba y Huelva, y la posibilidad de hacer daño al PP en la provincia de Málaga e incluso arrebatarle la Diputación de Almería.

Para ello, en muchos casos necesitará el apoyo de Podemos e IU, que se presenta con la marca Adelante Andalucía en 208 municipios mientras IU concurre por su cuenta en otros 228 y Podemos en 83. La confluencia de izquierdas se volcará en Cádiz –donde Antonio Maíllo abrió anoche la campaña con Kichi y estará Alberto Garzón el día 22–, la comarca de Antequera y Sevilla capital, donde aspiran a ser necesarios para Juan Espadas y tienen claro que esta vez exigirán entrar en el Gobierno. Maíllo se volcará también con los 79 alcaldes de IU para tratar de mantener ese aval de penetración en el mundo rural que les distingue de Podemos.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs