MENÚ
viernes 15 febrero 2019
19:55
Actualizado

El nuevo director de Justicia era abogado de Guerrero

Vox critica el nombramiento de Carlos Sierra, que defendía en varias piezas al principal acusado de los ERE y al Cuco por falso testimonio

  • El abogado Carlos Sierra con su cliente, Javier Guerrero, acusado en los ERE / Foto: EP
    El abogado Carlos Sierra con su cliente, Javier Guerrero, acusado en los ERE / Foto: EP
Sevilla.

Tiempo de lectura 2 min.

12 de febrero de 2019. 22:10h

Comentada
L.Blanco.  Sevilla. 12/2/2019

De los más de 120 nombramientos de cargos públicos aprobados ayer por el Consejo de Gobierno, uno copó la atención: el del abogado Carlos Sierra como nuevo director general de la Oficina Judicial y Fiscal. No por ser ajeno al sector, pues tiene una larga trayectoria como penalista, sino porque en el marco de esa carrera ha ejercido la defensa de uno de los principales ex altos cargos del anterior Ejecutivo socialista investigado en el «caso ERE», el ex director general de Trabajo Javier Guerrero que gestionó hasta 2008 las ayudas sociolaborales y a empresas en crisis que otorgaba su departamento con cargo a una partida que él mismo calificó como «fondo de reptiles» –luego se retractó–.

Guerrero es, junto al ex consejero de Empleo Antonio Fernández –con el que Sierra tiene también una relación de amistad–, el único de los 22 ex cargos de la Junta (incluidos los ex presidentes Manuel Chaves y José Antonio Griñán) juzgados en la pieza política del caso ERE que ha pasado por prisión y se enfrenta a ocho años de cárcel por prevaricación y malversación. Carlos Sierra no fue su abogado en este proceso, en el que Guerrero comenzó con un letrado y acabó con otro, sino que se hizo cargo de su defensa, junto a su socio de despacho Rafael Ramírez, en las piezas separadas del caso ERE y derivadas de la causa matriz.

Una de esas piezas le mantiene de nuevo desde hace un mes en la Audiencia de Sevilla, acusado de prevaricación, malversación y falsedad documental por la contratación de personal de UMAX para labores en la Dirección de Trabajo, algunas de ellas reservadas a funcionarios. El fiscal y la Junta le acusan de enchufar en la administración a familiares y allegados, muchos de los cuales siguen hoy en el SAE sin haber pasado los procedimientos reglamentarios y en base a un «contrato verbal» con UMAX.

Sierra se sentó junto a su socio Ramírez en el estrado de este juicio para defender a Guerrero al principio pero una vez formalizado el nuevo Gobierno dejó de hacerlo. Su nombre ya sonaba para un cargo de Justicia dentro de la Vicepresidencia de Juan Marín, con quien tiene amistad.

Su nombramiento fue ayer criticado por otro jurista hoy político, el juez en excedencia Francisco Serrano, presidente del grupo parlamentario de Vox, para quien con «los juristas de talento que tenemos en Andalucía» resulta «incomprensible» la elección de quien también ejerció la defensa del Cuco, el menor condenado por el crimen de Marta del Castillo, en la causa que tiene abierta con su madre por falso testimonio, y de «narcotraficantes». El padre de Marta también lamentó su nombramiento. Sierra estaba en el turno de oficio y fue abogado de asociaciones de comercio ambulante o del Polígono Sur.

Últimas noticias