El vino nace en La Palma del Condado

Con la Fiesta de la Vendimia se rinde homenaje a las consagradas bodegas de la tierra.

El doctor Bartolomé Beltrán, capataz de honor, y la Reina de las Fiestas depositan el vino en la bota de roble.
El doctor Bartolomé Beltrán, capataz de honor, y la Reina de las Fiestas depositan el vino en la bota de roble.

Con la Fiesta de la Vendimia se rinde homenaje a las consagradas bodegas de la tierra.

El municipio onubense de La Palma del Condado es tradición y vino. En estos días celebra su feria, que es una de las más antiguas de España: la real feria de la Palma porque el Rey Enrique III le otorgó en 1398 tal distinción.

El rito de Nacimiento del Vino se volvió a cumplir ayer en la LVI Fiesta de la Vendimia del Condado, dedicada en esta ocasión a La Palma como Ciudad Amigable con los Mayores. En la amistad se halla la huella más pura para envejecer juntas todas las generaciones. Los vinos cuanto más añejos, más se aprecian; del mismo modo que los mayores se tienen que sentir tan queridos como la solera en la bodega. Este ha sido el espíritu de esta fiesta de septiembre.

Un ceremonial de siglos y siglos que prodiga la vid en el Condado, de la cepa hasta la bodega en donde La Palma, generosa, ha abierto sus puertas para dar paso al mosto que con fuerza se aprieta en los racimos que embellecen aún más la plaza de España de La Palma, escenario sin igual de la fiesta.

El alcalde de La Palma, Manuel García Félix, defendió el seguir renovando esta tradición: «Somos capaces de mantener con este acto una tradición enraizada en el alma de nuestro pueblo y provocar que nuestra verdad cale en la memoria de todo el que nos vive y participa con nosotros». El regidor añadió que con la Fiesta de la Vendimia se rinde también homenaje a los empresarios del vino «que hoy, con tantas dificultades, continuáis peleando y trabajando por nuestras bodegas y nuestros productos, algunos ya consagrados».

El presidente de la Red Europea de Ciudades del Vino (Recevin), José Gabriel Calixto, es uno de los invitados de honor. El alcalde se dirigió a él para expresar que «el vino constituye el bien común que une a nuestros pueblos y sirve para descubrir y aprovechar nuevas posibilidades de empleo».

García Félix expuso la vinculación clara de La Palma con proyectos europeos. «La Palma quiere seguir teniendo presencia activa en Europa y para ello nuestros vinos son la mejor carta de presentación». Este municipio, de hecho, se ha postulado para ser Ciudad Europea del Vino, en una carrera en la que compite con Cambados, Aranda del Duero y el Penedés.

Igualmente el alcalde agradeció la presencia del doctor Bartolomé Beltrán como Capataz de Honor: «No puede ser más oportuna tu presencia entre nosotros justo cuando este Ayuntamiento viene trabajando para hacer de esta ciudad un lugar integrador y respetuoso con las personas». También tuvo palabras para el Mantenedor del acto, Miguel Ángel Valero, una persona, dijo, que está haciendo posible la idea de humanizar los espacios.

Durante el acto fue coronada como Reina de la Vendimia Julia Ebrero Romero, quien presentó a sus Damas de Honor y expresó la emoción y gratitud por ser parte de esta fiesta con tanta tradición.

El brindis por La Palma, Ciudad Amigable, cerró esta Fiesta de la Vendimia. Pero la celebración continúa en el Real de la Feria hasta el próximo lunes 19 de septiembre. Ejemplo de convivencia, esta feria seis veces centenaria, se inserta en una ciudad efímera para la alegría y las relaciones entre jóvenes y mayores. Y mejor si es ante un buen vino de la tierra como anfitrión.