Elkano en Sanlúkar

El PNV celebró el Día del Partido, Alderdi Eguna /Foto: EP
El PNV celebró el Día del Partido, Alderdi Eguna /Foto: EP

El llamado Día del Partido, Alderdi Eguna, en lengua vernácula vascuence, es una fiesta anual que el PNV organiza en una campa para rememorar sus orígenes rurales: he aquí la primera formación política que se reivindicó en conexión directa con la Madre Tierra, a la salud de ese ecologismo de novísimo cuño que ahora abrazan casi todos. Más allá de la consideración que pueda merecernos esa identificación movimiento-solar patrio-pueblo-estado que es común a todos los nacionalismos –sí, también a esos que usted está pensando– y que conforman su esencia criminosa, de la edición de 2019 esperaba uno referencias a la mayor empresa histórica de los vascos, cuya efeméride del medio milenio se celebra este año. Pero no. Andoni Ortuzar, el mastín a quien Iñigo Urkullu ha encomendado la guardia en Sabin Etxea para poder atender sin distracciones sus obligaciones de lehendakari, no mencionó la primera circunnavegación, completada por un guipuzcoano de Guetaria, Juan Sebastián Elcano, capitán de navío de la Corona de Castilla –cuyo titular también reina sobre el Señoría de Vizcaya– y lugarteniente del portugués Fernando de Magallanes. He aquí una muestra excelsa de las hazañas al alcance de los pueblos ibéricos cuando no están entretenidos en apedrearse entre sí y qué bonito habría sido que alguno de los oradores intervinientes en la pradera de Foronda (Álava) hubiese homenajeado a los muertos de aquella expedición, muchos de ellos paisanos suyos, y a los supervivientes que regresaron a Sanlúcar a bordo de la nao Victoria. Al contrario, el acto estuvo impregnado del racismo habitual y en los titulares se destaca una exclamación «¡Ni por el forro...!», tan españolaza como el traje de luces que lucía Jon Idígoras en sus tiempos de novillero. No pueden vivir sin nosotros.