Eterna Ava

En la imagen, la actriz Ava Gardner con Frank Sinatra
En la imagen, la actriz Ava Gardner con Frank Sinatra

La gran estrella, que además era gran actriz, acumula una leyenda que le hace eterna por muchos años que pasen. Te dejaba grabados momentos de sus películas que como si tu cabeza fuese un ordenador. Solo hace falta dar en el botón oportuno y la legendaria Ava te aparece en su plenitud. Descarada y sensual en «Mogambo», donde hizo una amistad íntima para toda la vida, Grace Kelly, quien a pesar de tener una imagen de no haber roto un plato en su vida, no se privaba de nada, eso sí, de forma discreta. Portentosa en «La noche de la iguana», donde formó un trío inolvidable con Richard Burton y Deborah Kerr; madura, en señora en «7 días de Mayo»; estrella total en «55 días en Pekín». Su aparición en una fiesta con un fastuoso traje de corte, marfil, con generoso escote que enmarca un regio collar de esmeraldas y brillantes, al igual que en la película, los invitados se quedaban sobrecogidos ante tanto esplendor, como los espectadores que llenaban los cines. En estos días he visto varios capítulos de la serie «Arde Madrid» que tiene como protagonista a la Ava que vivió varios años en un Madrid lleno de necesidad, donde había tan poco pan como libertad, pero como ya he comentado en otras ocasiones cierto es que para unos pocos lo tenía todo las 24 horas del día. Y en ese mundo Ava era reina y señora. La serie refleja desde el humor ese mundo y cómo a la Gardner, como dirían los castizos, le cabe todo, pues leña al mono. De lo que se dice, se cuenta de la estrella americana, posiblemente la mitad de la mitad... Pero lo cierto es que ella salía todas las noches, siempre vestida por los mejores modistos, con joyas fastuosas y a pesar de cómo y con quién regresara, ella controlaba todo lo de valor. Una de sus anécdotas que dio la vuelta al mundo, además cierta, ya que lo contó en una rueda de prensa: un reportero le preguntó cómo podía estar casada con Frank Sinatra, un hombre tan poca cosa que pesaba poco más de 50 kilos, y la diva contestó: «Cierto, en Frank hay 7 kilos de hombre y 43 de pene». Así dio Ava por terminada su aparición para la prensa.