Aplausos, alegría y traca de petardos en el primer día de liberalización de la AP-1

La Plataforma recuerda a las víctimas que han perdido la vida en el trazado paralelo de la Nacional 1

Miembros de la Plataforma por la Liberalización de la AP-1 muestran su alegría en las primeras horas en que la autopista se convierte en autovía
Miembros de la Plataforma por la Liberalización de la AP-1 muestran su alegría en las primeras horas en que la autopista se convierte en autovía

La normalidad ha sido la tónica dominante en el final del peaje de la AP-1, convertida en autovía desde las cero horas de ayer tras 44 años de autopista y centenares de muertos en el trazado paralelo de la Nacional 1, entre Burgos y Miranda de Ebro. «Es una mezcla de sentimientos, desde la alegría por el final del peaje hasta la tristeza por todas las personas que han muerto estos años», ha afirmado a Efe uno de los portavoces de la Plataforma que desde 2010 pedía el final del peaje.

Alrededor de un centenar de personas han marchado a pie desde la plaza mayor de Briviesca (Burgos) hasta el enlace de la Nacional 1 con la AP-1, donde han realizado una ofrenda floral y han guardado un minuto de silencio por las víctimas.

Después, pasados unos minutos de la medianoche, han comprobado que las barreras del puesto de peaje se habían desmontado. Desde allí, han regresado a la plaza mayor para retirar, entre aplausos y una traca de petardos, la pancarta que desde hace casi 300 días reclamaba el final del peaje desde el balcón consistorial.

Otros grupos de miembros de la plataforma han recorrido los otros tres puestos de peaje para confirmar la desaparición de las barreras. Durante la madrugada solo ha llamado la atención el tráfico de camiones, inusualmente elevada por la A-1, donde también se aprecia una importantes presencia de patrullas de la Guardia Civil, velando por la seguridad, sobre todo en los puestos de peaje, donde se ha limitado la velocidad a 20 kilómetros por hora en los pasos estrechos.

Todavía habrá que esperar varios días para apreciar los efectos de la eliminación del peaje, aunque la delegada del Gobierno en Castilla y León estima que 7.000 de los 10.000 vehículos diarios, más de la mitad camiones, que circulaban de media por la Nacional 1 se desviarán ahora por la autopista, cuya densidad de vehículos se incrementará en torno a un 35 por ciento, hasta los 27.000 de media diaria.

El primer día de la liberalización de la autopista transcurrió sin incidentes significativos. La secretaria general del PSOE de Burgos y diputada nacional, Esther Peña, puso en valor la «beligerancia» de la ciudadanía por conseguir la gratuidad en la circulación por la autopista.