Decenas de atletas, más cerca de su meta, gracias a la Escuela Isaac Viciosa

Si el 2016 fue el un gran año para el Club Atletaria, el 2017 no ha podido comenzar mejor con sendos campeonatos nacionales logrados por los equipos cadete femenino y juvenil masculino

Isaac Viciosa en las instalaciones deportivas del Río Esgueva
Isaac Viciosa en las instalaciones deportivas del Río Esgueva

Si el 2016 fue el un gran año para el Club Atletaria, el 2017 no ha podido comenzar mejor con sendos campeonatos nacionales logrados por los equipos cadete femenino y juvenil masculino.

Han pasado ya varios años desde que un grupo de atletas vinculados a Valladolid decidieran poner en marcha una escuela de atletismo en la capital vallisoletana, con el reto de promocionar este mundillo entre los más jóvenes, tanto desde una vertiente deportiva como educativa. Un proyecto de la mano de los olímpicos Isaac Viciosa y Teodoro Cuñado y del internacional Óscar Fernández Giralda y que en los últimos años viene ya logrando hitos importantes para el atletismo castellano y leonés, y que ha venido refrendado hace unas escasas semanas con dos Campeonatos de España de Cross en las categorías juvenil masculino y cadete femenino.

«Son chicos de la cantera de toda la vida, que hemos venido trabajando con ellos desde etapas prebenjamines y ahora, todo ese esfuerzo está dando sus frutos», señala el director de la Escuela, Isaac Viciosa, a LA RAZÓN.

En la actualidad son 250 chavales con los que trabaja en la Escuela, distribuidos en 17 diferentes grupos, y dando el salto en estos últimos años a municipios cercanos a la capital vallisoletana.

Ángela Viciosa, Rocío Garrido, Francisco Alonso, Sara García o Elisa Carbonero son algunos de los ejemplos de los chavales que vienen pisando fuerte y que están consiguiendo relevantes hitos. De hecho, el trabajo que se viene desarrollando durante todo este tiempo ha hecho que el club Atletaria -denominación de la Escuela para competir- aporte un gran número de atletas a la selección de Castilla y León en la actualidad.

Pero para llegar a este éxito, el que fuera campeón de Europa en 5.000 metros en Budapest, destaca que es imprescindible la «constancia» y el «entreno», aunque sin descuidar los estudios.

«Cuando creamos el club los que buscábamos era especializarnos en competiciones de pista, campo y cross, buscando entrenadores con esa experiencia. Y a partir de ahí ir conformando una cantera y encontrar talentos», señala Viciosa, quien añade que es en etos momentos cuando nos encontramos en el punto clave: «Trabajar ya con jóvenes, acompañándoles para que den el paso y poner toda nuestra experiencia para que lleguen a ser internacionales u olímpicos, que es el fin último de la Escuela».

Un periodo muy crítico, según Viciosa, ya que es en esta coyuntura cuando se tienen que definir en el hecho de compaginar el deporte con los estudios. «A partir de los 18 años esto es muy exigente y en estos años, tras la crisis lo es más». «Cuando yo competía hubo el boom de Barcelona 92, existían las becas ADO y había equipos potentes con recursos, ahora no existen expectativas de futuro claras. El efecto Madrid se ha desvanecido, los patrocinios privados son escasos, las becas de las federaciones son inasequibles, e incluso ya no hay premios en las carreras, sino que incluso hay que pagar para competir». En definitiva, en estos momentos «el deporte no compensa económicamente, y no se puede vivir sólo de la ilusión», lamenta Viciosa. Es por ello que existe un agujero importante de atletas a partir de los 18 años, en la etapa junior, pero en cambio se ha producido un boom de gente senior a las carreras populares y eso empuja también a que se haya producido un auge notable en las categorías inferiores como en benjamines y en cadetes.

También el apoyo de las distintas administraciones ha mermado considerablemente. «A raíz de la crisis nos hemos dado cuenta de que no podemos vivir de las subvenciones. Los recursos deben venir del patrocinio privado, de acciones propias y de las cuotas de los socios. Es un error depender de las ayudas públicas», alerta a la vez que hace una crítica por que las ayudas sólo vayan para clubes de élite de la ciudad y donde el deporte individual no entra, pese a contar con campeones de España.