El regadío del Canal soriano de Buitrago estará listo en 2023, tras invertir 19,6 millones

El Gobierno, la Junta y los regantes suscriben acuerdos para impulsar la obras que beneficiarán a 688 propietarios

Jesús Julio Carnero, Mercedes Martín, Jorge Llorente, Alejandro Alonso y Alberto García suscriben los convenios de colaboración
Jesús Julio Carnero, Mercedes Martín, Jorge Llorente, Alejandro Alonso y Alberto García suscriben los convenios de colaboración

La modernización de las 2.619 hectáreas del Canal soriano del Campillo de Buitrago estará listo en el año 20023. La tramitación arrancó con la firma de dos convenios para ejecutar estas obras en las que se invertirán 19,6 millones y que beneficiará a 688 propietariosde la zona.

El consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Jesús Julio Carnero; la delegada del Gobierno de España en Castilla y León, Mercedes Martín; el director general del Instituto Tecnológico Agrario (Itacyl), Jorge Llorente, el presidente de la Sociedad Estatal de Infraestructuras Agrarias (Seiasa), Alejandro Alonso, el presidente de la Comunidad de Regantes, Alberto García, así como los alcaldes de los municipios afectados por las obras: Buitrago, Fuentecantos, Fuentelsaz de Soria, Garray, Renieblas y Velilla de la Sierra, suscribieron los acuerdos para impulsar este proyecto tan necesario.

La actuaciones previstas cuentan con financiación de Fondos Feader y están contempladas en el convenio marco entre el Gobierno central y la Junta de Castilla y León para la realización de obras de modernización de regadíos en esta Comunidad Autónoma. La aportación de Seiasa, un total de 14,5 millones, se suma al 26 por ciento restante, 5,1 millones, a cargo del Itacyl.

Jesús Julio Carnero aseguró que de esta forma el Ejecutivo autonómico avanza en su compromiso de legislatura de modernizar los regadíos de nuestra Comunidad.

Asimismo, destacó que «Castilla y León es la única Región que aporta el 26 por ciento del coste del proyecto, lo que supone que los regantes no tengan que hacerlo». El consejero añadió que «desde el punto de vista medioambiental la modernización supone reduccir entre el 20 y el 25 por ciento de consumo agua; desde el económico, aumenta el 33 por ciento del valor de las explotaciones; y desde el punto de vista social se permite una mayor incorporación de los jóvenes al campo y tres veces más de densidad de población».

Por su parte, Mercedes Martín subrayó que estas obras permitirán rentabilizar un bien escaso como es el agua y permitirá mayores producciones y cultivos alternativos, como fórmulas para atraer a nuevos pobladores y apoyar al sector primario de Soria, informa Ical.

El presidente de la Seiasaresaltó que la firma de convenios entre varias administraciones y el impulso de los propios regantes se ha convertido en «una fórmula de éxito».

El director de Itacyl avanzó que la modernización de los terrenos permitirá diversificar los cultivos y ligó la actuación a la industria alimentaria, que podrá beneficiarse de los mismos.