Herrera propone una estrategia nacional frente a la despoblación

El presidente defiende también, en la Convención del PP, una financiación autonómica más justa

PP de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, durante su intervención, ante el plenario de la Convención Nacional del Partido Popular, celebrada en el «Miguel Delibes»
PP de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, durante su intervención, ante el plenario de la Convención Nacional del Partido Popular, celebrada en el «Miguel Delibes»

El presidente del Partido Popular y de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, demandó, durante su intervención ante el plenario de la Convención Nacional del Partido Popular, celebrada en Valladolid, la adopción de una «clara estrategia nacional» para frenar la «debilidad demográfica» que padecen comunidades autónomas como ésta. Una circunstancia que se ha agravado como consecuencia de la marcha de «tantos inmigrantes que en su día habían encontrado entre nosotros acogida y oportunidades».

En un discurso con amplia carga política, pero sin centrarse sólo en meter el dedo en la llaga, Juan Vicente Herrera recordó que su Ejecutivo sí ha dado contestación a «medidas sociales y económicas, cuando hemos creído que así lo exigía nuestro compromiso más directo con los castellanos y leoneses». Y es que, según dijo, «nunca nos han votado para que nos limitemos a poner la ''alfombra roja"al Gobierno de Rajoy».

Ahora bien, el presidente de Castilla y León aplaudió la senda reformista afrontada en España, que demuestra un gran «coraje y determinación» por parte de Mariano Rajoy, con «medidas difíciles, duras, impopulares, de desgaste personal y político».

Entre ellas, citó las reformas para favorecer el emprendimiento y el empleo, para sanear el sistema financiero, para dar estabilidad a las cuentas públicas, para garantizar los servicios del Estado del Bienestar o para impulsar un sistema fiscal más justo y progresivo, antifraude. En definitiva, para «hacer más eficiente el funcionamiento de todo lo público».

Juan Vicente Herrera reflexionó acerca de que «todos estos esfuerzos y reformas, los grandes acuerdos políticos y sociales serían hoy más imprescindibles que nunca», que a su entender no se producen por la actitud del principal Partido de la oposición en el Parlamento Nacional. Algo que contrapuso a lo que ocurre en Castilla y León, donde se han logrado acuerdos de Comunidad como los referidos a la reforma estatutaria, la ordenación del territorio o la PAC, a la par que destacó el ejemplo que da esta región con la concertación a través del Diálogo Social.

En su alocución, Juan Vicente Herrera manifestó que «los españoles merecemos el derecho a la esperanza de que las cosas están mejorando», de que, agregó, «estamos en la buena dirección, como dice el lema de estas jornadas». Si bien evitó, de nuevo, echar las campanas al vuelo y consideró que, para remontar la situación económica «es condición necesaria culminar ahora el proceso de reformas y medidas que el Gobierno de la Nación ha puesto en marcha para remediar y corregir tantos despropósitos políticos y económicos de los anteriores gobernantes socialistas».

Herrera consideró que «sólo podremos hablar de salida de la crisis, cuando esa recuperación se traduzca en crecimiento sostenido y en creación de empleo».

Por otra parte, Juan Vicente Herrera volvió a dar la cara por la España autonómica, y puso como ejemplo la «buena y potente red de servicios públicos» de la que se ha dotado Castilla y León, que ayer mismo recibía un sobresaliente en el Dictamen de la Asociación de Gerentes y Directores de Servicios Sociales, publicitado en Segovia.

Fondos garantistas

Herrera remarcó que los grandes servicios públicos se cubren desde las autonomías -con ocho de cada diez euros del Presupuesto, en el caso de Castilla y León- y demandó un esfuerzo al Gobierno para atender las necesidades financieras de las Comunidad, lo que no oculta «la necesidad de una nueva financiación», en la que se computen factores como el envejecimiento, la dispersión geográfica, la densidad o la extensión territorial.

Un modelo que, recordó, la Carta Magna define y que él considera «dinámico», por lo que defendió «ser proactivos». En este contexto, valoró «agotar todas las posibilidades que la propia Constitución ofrece». Entre ellas, reforzar la cooperación entre comunidades, mejorar el uso de conferencias sectoriales y potenciar mecanismos de solidaridad.

No obstante, Herrera no excluyó la opción de revisar la ley de leyes para estrechar el vínculo entre parlamentos autonómicos y Senado, para hacer de la Alta una verdadera cámara territorial.

Por otra parte, abordó la compatibilidad de la Reforma Local y la Ordenación del Territorio en la Comunidad y manifestó que hay que ajustar la primera a las «características especiales del territorio» para garantizar los servicios y para preservar el papel activo de alcaldes y concejales. Asimismo, aludió a la próxima cita electoral, en mayo, para decidir «la Europa que queremos» y conminó a los asistentes a «ganar para consolidar nuestros proyectos para España». Castilla y León seguirá demandando fondos para dotar de mayor competitividad a la economía y mejorar la cualificación de las personas, a partir de fórmulas para captar recursos como la macrorregión impulsada junto a Galicia y las el Norte y Centro de Portugal.

Herrera demandó una política energética más estable y cambios en la normativa europea que frena el futuro de las explotaciones mineras rentables, sin alternativas razonables.

El presidente castellano y leonés volvió a mostrarse firme frente a los casos de corrupción, y puso de manifiesto el «disgusto social» contra quienes gobiernan, pero también, «especialmente», contra los que provocaron tanto daño con sus nefastas políticas. Unas circunstancias, señaló, que formulan una mezcla explosiva, y que provocan el «creciente descrédito de la política, los políticos y las instituciones». Con estas premisas, Herrera animó a los presentes a ponerse manos a la obra, porque, argumentó, «los problemas de la Democracia se solucionan con más democracia».

Al respecto, indicó que la sociedad exige «ser más transparentes, más modernos, más cercanos, más abiertos». Unas demandas que se deben sustentar en «trabajar, trabajar más, con más coraje, sin miedo al desgaste personal».

Por último se refirió a dignificar la política. Un propósito, según Herrera, que apostó por la honestidad y por evitar convertir el servicio público en un medio de vida, y «menos aún en una forma de enriquecerse», a la par que se mostró partidario de aprovechar esta convención para favorecer la participación de los mejores, por hacer del ciudadano un protagonista real de la política y de los partidos y por establecer una racional limitación de los mandatos.

Herrera se refirió a «los ruidos de esta semana» y apoyó el freno a «procesos de fractura», de una manera rotunda: «todos tenemos la responsabilidad de mantenerlo unido, fuerte, renovado, activo, y en apoyo de nuestro presidente y del Gobierno de España».

León de la Riva pide a Mariano Rajoy que rebaje el IVA cultural

El alcalde de Valladolid, Javier León de la Riva, aprovechó que el Pisuerga pasa por su ciudad y que en ella tiene lugar una cumbre política de este nivel -con más de 2.000 asistentes de toda España y con la presencia de líderes venidos de Europa- para dar voz a una demanda de muchos alcaldes: la importancia de revisar esa subida del IVA cultural que ha levantado ampollas entre un sector permanentemente en crisis. Según apuntó el alcalde, «al igual que se ha hecho en fechas recientes con las obras de arte, que es un hecho único y que no todo el mundo se puede permitir, hay que actuar en ese impuesto, porque casi todo el mundo sí puede acudir a un cine, o a ver una obra de teatro». Por otra parte, León de la Riva remarcó que Valladolid y Castilla y León, a pesar de acumular ya varias victorias electorales en los últimos comicios locales y autonómicos, «no es un granero de votos cautivo, sino que nos lo tenemos que ganar cada día».