La Patronal avisa: «No hay margen para más impuestos y castigos»

Cecale advierte también de que el daño al tejido productivo no cesa

El presidente y vicepresidente de Cecale, Santiago Aparicio y Pedro Palomo, tras una reunión de la patronal
El presidente y vicepresidente de Cecale, Santiago Aparicio y Pedro Palomo, tras una reunión de la patronal

Los empresarios de Castilla y León están preocupados por las consecuencias de esta crisis que arrancaba hace cinco años y que parece no tener fin. Un lustro, que se ha llevado por delante casi once mil empresas -tres mil de ellas el pasado año-, hasta las poco más de 67.000, que son las que hay en la actualidad en la Región. Una cifra que nos retrotrae a los niveles de actividad existentes en el año 2003, lo que supone un daño al tejido productivo de nuestra Comunidad de graves consecuencias y de compleja recuperación.

En España, por el contrario, el comportamiento del lustro fue aún peor que en la Comunidad, con la pérdida de 234.000 empresas desde 2007, lo que deja la cifra total en 1,17 millones de empresas a finales del año pasado. Sin embargo, en el último ejercicio, en el conjunto nacional desaparecieron 38.683 empresas de la Seguridad Social, con una reducción del 3,2 por ciento, menor que la autonómica. Y es que, ya sea por el desempleo, que en Castilla y León alcanza ya a 250.000 personas; por la inflación derivada del alza de los precios; por el pesimismo de la sociedad, en general, y del empresariado, en particular; o por la creciente morosidad y la escasez del crédito en las cajas y bancos para financiar proyectos o mantenerlos, sea por lo que sea, el caso es que los empresarios necesitan nuevas iniciativas o que se ahonde en las ya existentes en la reforma labora para poder salir cuanto antes y reforzados de esta crisis.

Para la patronal castellano y leonesa Cecale «ya no hay margen para nuevos impuestos ni para más castigos al ahorro, al consumo o al mantenimiento de una actividad». Los empresarios insisten en que ellos no quieren despedir a nadie y que lo quieren es crear empleo y riqueza para la sociedad. Y están convencidos de que si se apoya a los empresarios y se cuida y mima a las empresas, como por ejemplo a través de un marco jurídico mejor para ellos, saldremos más pronto que tarde de la crisis. Pero que si seguimos por la línea de penalizar la actividad empresarial, «no saldremos de la crisis».

Creen los empresarios que el ajuste fiscal, de haberle, desde centrarse en el control del gasto corriente «y no estrangulando a los pequeños y medianos empresarios su actividad productiva a base de impuestos».

Durante el último año, las nueve provincias de la Comunidad han perdido empresas. Porcentualmente, Ávila es la que más ha perdido (5,2 por ciento menos que en 2011), seguido de León, con un 4,8 por ciento menos; Palencia, con un 4,7; Zamora, un 4,6; y Soria y Salamanca, con un 4,4 y un 4,1 por ciento, respectivamente.