Luto en La Bañeza tras el fallecimiento de cuatro vecinos en un accidente de avioneta

Hallados los cuerpos del matrimonio y sus dos hijas en un paraje de díficil acceso en Cuenca

El empresario bañezano fallecido, con chaleco reflectante, el día de la inauguración del aeródromo de Pajares de los Oteros
El empresario bañezano fallecido, con chaleco reflectante, el día de la inauguración del aeródromo de Pajares de los Oteros

Hallados los cuerpos del matrimonio y sus dos hijas en un paraje de díficil acceso en Cuenca

Responsables de la investigación confirmaban ayer por la tarde a la familia que habían hallado los cuerpos del matrimonio leonés y sus dos hijas en un lugar de difícil acceso de la provincia de Cuenca en el que el sábado se accidentó la avioneta en la que viajaban, al chocar contra un buitre, entre el aeródromo de Muchamiel (Alicante) y el de Pajares de los Oteros (León). Aunque inicialmente se creía que los ocupantes del aparato, según el plan de vuelo, eran sólo el empresario bañezano Rogelio Fernández, uno de los fundadores del nuevo aeródromo de Los Oteros, y una de sus hijas, finalmente se ha esclarecido que los cuatro componentes de la familia habían subido a la avioneta, precisamente el extremo que se ha investigado.

Y es que el suceso ocurrió en una zona de difícil acceso, en el término municipal de la capital conquense, en un paraje denominado «Cerro de Los Rabadanes», en las proximidades del embalse de La Toba, según informó a Ical la Delegación del Gobierno de Castilla-La Mancha. Los cuerpos han sido localizados pero aún no han podido recuperarse por la complicada orografía del terreno.

Tanto Fernández, muy conocido en la provincia, como su esposa, de iniciales M.I.S.C, contaban con unos 50 años de edad; mientras que sus hijas, Y.F.S. y E.F.S., tenían 25 y 22 años, respectivamente. Fuentes familiares confirmaron que ni la madre ni la otra hija, que en principio al parecer iban a regresar a León en coche, respondieron a las llamadas desde que se produjo el accidente ayer a las 16.58 horas. En las labores de investigación del suceso han trabajado durante las últimas horas numerosos efectivos de las Fuerzas de Seguridad.

La localidad de La Bañeza (León), de donde procedían, se encuentra de nuevo de luto tras el fallecimiento del policía nacional Isidro Gabino San Martín Hernández en Afganistán el 11 de diciembre. Según confirmó a Ical el alcalde de La Bañeza, José Miguel Palazuelo, en el plan de vuelo figuraban tan solo dos personas y no contemplaba a la mujer y a otra hija del matrimonio.

Sin embargo, «cambiaron a última hora» y los peores presagios se habrían podido confirmaron cuando «ninguno cogía el teléfono», siempre según el regidor Palazuelo, tras recibir la notificación por parte de un representante de la familia.

La noticia ha supuesto «un palo» para la localidad, donde se estudian las muestras de condolencia que se adoptarán. Palazuelo recordó a esta familia, y en especial a Rogelio Fernández, como un empresario «muy conocido y emprendedor» que por encima de todo era «una gran persona» que trabajaba «en proyectos uno tras otro».

Sobre las cinco menos diez de la tarde del sábado se recibió la llamada que informaba sobre el accidente aéreo, y la persona que realizó el aviso dijo que vio la avioneta y posteriormente escuchó un impacto. Rápidamente se activó el protocolo y hasta el lugar de los hechos se desplazó personal sanitario desde la capital conquense en helicóptero medicalizado. En el operativo también participó la Policía Local de Cuenca, Policía Nacional, Guardia Civil, una dotación del Parque de Bomberos de Cuenca, compuesta por cinco agentes, y la Central de Incendios Regional.