CiU y ERC obstaculizan la adhesión del PSC a su «Declaración de soberanía»

Se empeñan en mantener la definición de Cataluña como sujeto soberano jurídico y político

Turull y Rovira explicaron en el Parlament que CiU y ERC sumaron esfuerzos para evitar que la propuesta de resolución del PP con medidas para reactivar el empleo se debata en el próximo pleno del día 23
Turull y Rovira explicaron en el Parlament que CiU y ERC sumaron esfuerzos para evitar que la propuesta de resolución del PP con medidas para reactivar el empleo se debata en el próximo pleno del día 23

Soñaba Artur Mas, durante la campaña electoral, que obtendría un «gran consenso» en torno el derecho a decidir antes de emprender el viaje hacia la consulta sobre la independencia de Cataluña. También soñó que CiU lograría mayoría absoluta. Pero como decía el dramaturgo, «los sueños, sueños son». Mas se quedó a 18 escaños de la mayoría deseada y ahora puede que le falten 20 diputados para conseguir el «gran consenso» con el que había soñado, los 20 parlamentarios del PSC.

Pese a que CiU y ERC rebajaron la «declaración de soberanía» para sumar aliados a la propuesta, antes de registrarla ayer por la mañana en el Parlament de Cataluña, los cambios no convencen al PSC, que ve el tejemaneje como un gesto de cara a la galería. Básicamente, CiU y ERC retiraron la alusión al estado propio de la declaración soberanista que el Parlament votará la semana que viene, en el primer pleno ordinario del mandato, tal y como acordaron en el pacto de legislatura.

Respecto al borrador que hicieron llegar a ICV, PSC y CUP –las otras fuerzas parlamentarias favorables al derecho a decidir–, CiU y ERC han suprimido del texto que el objetivo de la consulta soberanista sea que Cataluña se convierta en un estado de la Unión Europea. Simplemente, maquillaje, porque tal y como explicó el conseller de la Presidencia, Francesc Homs, el objetivo del Govern sigue siendo el estado propio.

El portavoz del grupo parlamentario de CiU, Jordi Turull, defendió que el texto registrado incluye un vocabulario en el que «todo el mundo se pueda sentir cómodo». Sin embargo, mantiene que Cataluña «es un sujeto político y jurídico soberano», una definición que incomoda al PSC, en tanto que implica que sólo los ciudadanos catalanes tendrían derecho de votar en la consulta, en vez de todos los españoles, una opción que no descartan para sumar al PSOE en pro del derecho a decidir.

Una semana para negociar

Después de que la Mesa del Parlament y la Junta de Portavoces aprobaran la admisión a trámite de las cuatro declaraciones soberanistas que se presentaron –la de CiU y ERC, además de las de CUP, ICV y el PSC–, se abre un plazo de seis días para negociar enmiendas. Los cinco grupos están abiertos a cerrar un único texto, pero el acuerdo con el PSC se prevé difícil porque ERC avisó de que no renunciará a que Cataluña sea definida como político y jurídico.

El PSC defiende que Gobierno y Generalitat negocien durante dos años reformas legales para que la consulta sea legal, pero el referéndum está acordado para 2014. Además, ERC pone en duda que los socialistas convenzan a un PP hostil al derecho a decidir.