La causa contra el 9–N podría dilatarse si se remite al Supremo

Homs niega desobediencia y se postula como una «víctima política» ante el tribunal

Homs niega desobediencia y se postula como una «víctima política» ante el tribunal

El instructor de la querella por la consulta soberanista del 9-N, Joan Manuel Abril, tendrá que decidir, una vez que declaró ayer de forma voluntaria el ex consejero de Presidencia de la Generalitat y actual portavoz de Democracia y Libertad en el Congreso Francesc Homs, si accede a remitir la exposición razonada al Tribunal Supremo para que éste abra una investigación que determine si tuvo responsabibilidad, y, por tanto, incurrió en delito, por la celebración de dicha consulta; o si, por el contrario, entiende que de las diligencias practicadas no hay indicios que avalen en estos momentos esa posiblidad. Pero, además, cabe una tercera opción: que decida enviar, junto con esta exposición razonada en lo referente a Homs, toda la causa.

Este último supuesto fue por el que optó la entonces instructora del fraude de los ERE, Mercedes Alaya, quien remitió al Supremo todo el procedimiento cuando entendió que había motivos para investigar a los ex presidentes de la Junta Manuel Chaves y Gaspar Zarrías. En ese caso, la Sala de lo Civil y Penal asumió sólo la competencia respecto a los cuatro aforados nacionales.

Algo parecido podría suceder en este caso, si se accede a la petición de la Fiscalía, quien entiende que lo que afecta al ex presidente catalán Artur Mas, la ex vicepresidenta Joana Ortega y la ex consejera Irene Rigau debe permanecer en el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC). Si el instructor, por el contario, entiende que existe una conexidad en la causa y opta por enviar al Supremo todo el procedimiento, será éste quien decida si asume la competencia en su totalidad o sólo en lo que afecta a Homs. De asumir toda la causa, la resolución de la misma podría dilatarse no pocos meses, toda vez que el instructor que fuese designado debería citar nuevamente a quienes ya declararon en el TSJC, para garantizar el derecho de defensa;mientras que, si por el contrario, sólo se acepta la competencia respecto a Homs, la instrucción respecto a Mas, Ortega y Rigau entraría ya en su fase final.

La declaración duró cerca de una hora y fue de forma voluntaria. Ahora el TSJC debe decidir si tramita o no la información al Supremo. Homs, por su condición de diputado, es aforado. El ex conseller negó desobediencia ante el juez y se declaró «víctima de un proceso político», a su juicio, «por el mal perder del PP». En este sentido, insistió en que su formación, DyL, puede determinar la próxima legislatura.

Fuentes judiciales explicaron que ante el juez Homs acusó a la Fiscalía de haber pedido ahora su imputación «únicamente por motivaciones políticas», y desafió al Ministerio Público advirtiéndole de que «cuanto más altas sean las penas que se piden, mayor será nuestra victoria».

En ese sentido, defendió la legalidad del 9–N,y esgrimió incluso argumentos jurídicos ante el juez para demostrar que el Gobierno catalán no desobedeció al Constitucional cuando siguió adelante con la votación porque, a diferencia del «caso Atutxa», nunca hubo un requerimiento expreso al Ejecutivo para que la detuvieran.