Actualidad

Los rectores de las universidades públicas de Cataluña “recomiendan” a los docentes no poner exámenes ni actividades obligatorias el día de la huelga

Los estudiantes arrancan tres días de paro que culminarán el viernes para protestar contra la sentencia del procés

Los estudiantes arrancan tres días de paro que culminarán el viernes para protestar contra la sentencia del procés

Publicidad

Los estudiantes vuelven a ser uno de los colectivos más activos que hay tras el tsunami de protestas organizadas tras la sentencia del “procés”. El Sindicato de Estudiantes (SE) ha arrancado hoy tres jornadas de huelga bajo el pretexto de censurar “la sentencia del 1-O y la represión franquista”. Están invitados a sumarse los estudiantes universitarios y los de secundaria. Aunque en secundaria, sólo pueden sumarse a las manifestaciones los alumnos a partir de 3º de ESO.

El seguimiento del paro de 72 horas convocado por el SE está siendo, por ahora desigual. En Girona, las aulas están más vacías que llenas, por ejemplo. Y el las sentadas convocadas a primera hora de la mañana en tres institutos de la provincia de Barcelona, el Jaume Balmes (Barcelona), el Plaza de la Vila (Badalona) y el Pau Vila (Sabadell) el seguimiento ha sido discreto.

La actividad docente ha seguido en las aulas, donde el gobierno catalán debe garantizar la presencia de personal decente para atender a los estudiantes que no se sumen a la huelga.

En las universidades el seguimiento ha sido mayor.

Publicidad

A las 9.30 horas de la mañana, el Sindicato de los Países Catalanes (SEPC), con peso en las universidades, llamó a los estudiantes de la Universidad Autonoma de Barcelona (UAB) a reunirse en la plaza cívica. “17 presos políticos, exiliados, encausados, brutalidad policial... ¿Te quedarás en clase?”, alentaba en su comunicado. Los jóvenes que respondieron a su llamada, acabaron ocupando el rectorado de la UAB. Querían presionar a la rectora para que se posicione respecto a la sentencia judicial sobre el “procés”.

Pero lo único que lograron es que la rectora se sumara a la petición que ya han hecho rectores de otras universidades como la Universidad de Lleida o la Universidad (UdL) de Girona (UdG), que instó al profesorado a que el viernes, día en que hay convocada huelga general, no haya actividades evaluables ni obligatorias. El rectorado “recomienda” suspender actividades académicas evaluables como exámenes, prácticas, seminarios y otras tareas de carácter obligatorio para “garantizar el libre ejercicio del derecho de protesta”, pero mantiene las clases. No puede suspender la actividad lectiva de forma general porque los profesores tienen libertad de cátedra.

Publicidad

La Universidad Politécnica de Cataluña también pide al profesora que se abstenga de realizar exámenes ni prácticas. La Universidad de Barcelona sí recuerda que debe garantizarse el derecho a la educación de los que deben ir a clase.

Lo mismo sucede en colegios e institutos. Los centros públicos y concertados han informado ya a las familias que el viernes hay convocada una huelga general que puede afectar la actividad de las escuelas. Los colegios se abrirán, pero como ni pueden predecir cuál será su alcance el trabajo en el aula se adaptará a las circunstancias. En infantil y primaria habrá un docente por cada seis aulas, nadie en la ESO, Bachillerato y FP, y un tercio de personal en horario de comedor. De ir todos los niños a clase el viernes un profesor podría tener que encargarse de 150 niños.

El colectivo estudiantil calienta motores antes de la huelga general convocada el viernes por la Intersindical CSC e IAT-CATAC. El SEPC se suma mañana a los paros del Sindicato de Estudiantes con una acción sorpresa en la plaza Universidad antes de arrancar un marcha el jueves.

Profesores contra la deriva independentista de los rectores

La sentencia ha traído un ambiente enrarecido también en las aulas. Profesores de universidades como la de Barcelona o la Autonoma de Barcelona adheridos al colectivo Universitaris per la Convivència rechazaron el pronunciamiento político de los rectores a la sentencia. Los rectores de la Asociación Catalana de Universidades Públicas (ACUP), que agrupa las ohco universidades públicas de Cataluña enviaron el lunes un comunicado donde expresaron su malestar por las condenas que ha impuesto el Tribunal Supremo a los líderes independentista Y los profesores adscritos a Universitaris per la Convivència resplicaron, reaccionaron, a través de un comunicado, pidiendo “respeto a la libertad ideológica de sus miembros y al Estado de Derecho”. “Como colectivo de docentes vinculados contractual y estatutariamente a estos mismos centros, queremos manifestar nuestro profundo rechazo a este tipo de pronunciamientos políticos que en los últimos años han venido alineándose claramente con el discurso nacionalista”, dijeron.