«¿Quiere que Cataluña sea un Estado independiente?»

La ANC propone la pregunta de la consulta soberanista. Mas y Junqueras avalan la fórmula

La ANC lanzó una campaña inspirada en Hollywood a favor del «sí» con la montaña de Collserola como telón de fondo
La ANC lanzó una campaña inspirada en Hollywood a favor del «sí» con la montaña de Collserola como telón de fondo

BARCELONA-Un día después de que la mano derecha de Artur Mas, el secretario de la Presidencia de la Generalitat, Jordi Vilajoana, alertara de que si el flanco soberanista no es capaz de acordar la pregunta de la consulta, el proceso no tiene continuidad, la Asamblea Nacional de Cataluña (ANC) irrumpió ayer en el debate para poner una propuesta sobre la mesa: «¿Quiere que Cataluña sea un esta independiente?». El movimiento que organizó la cadena humana del 11 de septiembre, presentó la «Declaración de Noviembre», un documento que insta a la clase política a acordar una pregunta «clara» y «directa».

Es más, la presidenta de la ANC, Carme Forcadell, propuso también que la fecha de la consulta se avance a antes del 31 de mayo de 2014 y como por pedir que no quede añadió que el marco legal del referéndum debería ser la legislación catalana.

Las propuestas de la ANC tuvieron repercusión mediática porque ningún partido las pasó por alto. Tampoco el gobierno catalán, que recogió el guante del para que el acuerdo sea «lo más amplio posible». El portavoz del Govern, Francesc Homs, admitió que el reto para decidir la fecha y la pregunta de la consulta es «gigantesco», pero que «las posibilidades lograrlo son reales», aunque «sólo lo conseguiremos si vamos de la mano».

Homs apeló a la unidad después de que en las últimas semanas se ha publicado que hay dificultades para alcanzar un acuerdo en torno a la pregunta. ERC y el sector más soberanista de CDC lo tiene claro, apoya una pregunta similar a la que propone la ANC. Una pregunta clara como la que podrán votar los escoceses el próximo 18 de septiembre: «¿Debería ser Escocia un país independiente? Sí o no». Pero ICV y sobre todo Unió prefieren una pregunta con una respuesta más allá del «sí» o el «no», que permita a los catalanes decidir sobre una tercera vía entre la ruptura que supone la independencia y el inmovilismo que representa seguir igual.

Para no meter cizaña, cuando queda poco menos de un mes para decidir la pregunta, en el Consell Nacional de Unió, Ramon Espadaler respondió a la ANC que la pregunta de la consulta la ha de fijar el president de la Generalitat y no una asamblea popular que es «muy soberanista». En cambio, desde CDC, Lluís Corominas admitió que la pregunta de la ANC va en la línea de lo que defiende el partido. Oriol Junqueras también avaló la pregunta. Y todo este debate sirvió en bandeja a Alicia Sánchez-Camacho (PP) para acusar a CiU y ERC de «poner freno a la recuperación económica y pisar el acelerador de la ruptura».