Un vecino de lujo para la Pedrera

La firma Prada inaugura por todo lo alto su primera tienda «flagship» en Barcelona, en pleno Paseo de Gracia

La inauguración reunió a la plana mayor del mundo del cine, la televisión, la moda y la empresa el pasado jueves
La inauguración reunió a la plana mayor del mundo del cine, la televisión, la moda y la empresa el pasado jueves

El Paseo de Gracia ha dejado de ser una simple avenida para convertirse en una enorme alfombra roja en que cada portería es una estrella. La última en aterrizar es Prada, que el pasado jueves inauguraba su primera «flagship store» en Barcelona y lo hacía con una gran fiesta que reunió a la plana mayor del mundo de la moda, el cine, la televisión, la empresa y la política. Desde una puerta de entrada de gran calidez que provoca que te gires asombrado y un sugerente y luminoso escaparate que grita de forma clara ¡viva la elegancia!, sus 1.600 metros cuadrados están hechos para invitar a entrar a una especie de «Alicia en el país de las maravillas» del mundo de la moda.

Prada demuestra su implicación con Barcelona con la apertura de una de sus «boutiques» más grandes de toda Europa. Diseñada por el arquitecto Roberto Baciocchi, la tiende ofrece los últimos productos de «prét-â-porter» de la firma milanesa, con espacios diferenciados para moda femenina, masculina y complementos, de artículos de piel a accesorios, pasando por sus últimos diseños en calzado. El blanco y el negro, la luminosidad cálida y los espacios abiertos invitan a los clientes a pasear con tranquilidad por sus diferentes secciones, en que cada objeto o prenda destaca por sí mismo.

La inauguración se convirtió en una gran fiesta dedicada a celebrar el prestigio de una firma que hace un poquito más grande al Paseo de Gracia y por extensión a Barcelona. Entre los invitados, se mezclaron modelos como las hermanas Eli y Clara Mas, con la nueva diosa de ébano, Godeliv o la internacional Marta Español. Los actores Quim Gutierrez y Clara Lago cubrieron la cuota de «glamour» del cine y Ana García Siñeriz o Bibiana Fernández hicieron lo propio con la televisión. La estrella de la sincronizada Ona Carbonell o la pianista Judith Jáuregui completaron una lista VIP interminable.