Política

Volver a Josep Pla

En pocas semanas aparecerán dos novedades editoriales importantes y que tienen como protagonista a Josep Pla. Por un lado, se publicarán en un volumen las cartas cruzadas entre el escritor ampurdanés y Josep Vicens Vives, el gran intelectual muerto prematuramente y que reformó la historiografía catalana para siempre. Previamente, Xavier Febrés, uno de los autores que más ha escrito sobre el autor de «El quadern gris», publicará un ensayo en el que me dicen que se aportarán nuevas luces sobre algunos temas del universo planiano, como es su relación con Aurora Perea, la mítica A. de algunos textos de madurez.

Que tengamos nuevas herramientas para mejor entender al hombre y a su obra es una grandiosa noticia. Es el momento de despojar a Josep Pla de los muchos tópicos que lo han perseguido y no me refiero solamente a las caricaturas, la consecuencia de, por ejemplo, no saber leer entre líneas lo que el escritor le decía a Soler Serrano.

Volver a Pla es bueno para la salud, es un oxígeno necesario para los lectores y las librerías. Lo que conviene es que Pla no conviva con absurdas leyendas, repitiendo planteamientos que no son los correctos. Me refiero, por ejemplo, a esa aproximación de Pla disfrazado de franquista y rezumando cierta ranciedad que algunos han defendido a capa y Espada, digo espada. Si alguien tiene alguna duda no tiene más que leerse ese ensayo tan iluminador como es «El nostre heroi Josep Pla» de Enric Vila o, ya buscando en el mismo corpus planiano, las cartas del ampurdanés a su hermano Pere, así como el artículo «El bilingüisme» que Josep Pla escribió respondiendo a Enrique Badosa cuando lo llamaba escritor bilingüe. Queda mucho Pla y en esto será importante la biografía que sobre él prepara Xavier Pla. Ojalá para pronto.