Política

La presidenta de una ONG dice que Blasco no atendió la denuncia de irregularidades

Asade África pasó de no tener subvenciones a participar en proyectos de 330.000 euros

Asade África pasó de no tener subvenciones a participar en proyectos de 330.000 euros

T.R./EFE - La que fue presidenta de la ONG Asade África en 2010, Cristine Bernardette, aseguró este martes que cuando se reunió con el entonces conseller Rafael Blasco para informarle de las irregularidades que había percibido en la tramitación de proyectos de cooperación al desarrollo, éste la echó del despacho y la llamó desagradecida.

Bernardette declaró como testigo en la octava jornada del segundo juicio del conocido como caso Cooperación, en el que están procesadas 24 personas -la mayoría de las cuales ya ha admitido su responsabilidad- por el desvío de cerca de cinco millones de euros de la Generalitat dirigidos a once proyectos de cooperación, entre ellos la construcción de un hospital en Haití tras el terremoto de 2010.

Asade África solicitó ayudas para varios proyectos de cooperación en Mauritania y Camerún, buena parte de ella orientadas a la atención de hospitales y orfanatos.

Según explicó por videoconferencia desde Torrevieja, Asade era una pequeña organización, con sede en esta localidad alicantina, que se dedicaba básicamente al envío de contenedores con ayuda humanitaria hasta que «personas del gabinete de Rafael Blasco» se pusieron en contacto con ella para ofrecerle «trabajar en cosas grandes».

«Nosotros no teníamos ni idea de cómo hacerlo. Nos convocaron a varias ONG, nos intercambiamos tarjetas y empezamos a colaborar. Asade no tenía experiencia en la redacción de ningún proyecto, pero nos facilitaron el contacto de Maribel Castillo (Fundación Hemisferio) y nos dijeron que ellos lo harían gratis», relató.

«Antes de trabajar con Hemisferio no habíamos recibido ninguna subvención», explicó esta testigo, que llegó a recibir subvenciones por mas de 330.000 euros para proyectos de cooperación internacional.

El fiscal le preguntó si conoce el motivo por el cual los fondos transferidos desde la Conselleria a Asade fueron a parar a empresas de consultoría informática o constructoras, alguna de ellas con sede en Estados Unidos.

Bernardette admitió que sospechó que algo estaba sucediendo, porque ella firmó «para comprar tractores» y cree que le llegaron a falsificar la firma para hacer posibles esas transferencias. Por este motivo, acudió a ver al conseller «a su oficina», para informarle de que «el dinero no estaba llegando a África», pero que éste le dijo que «el grupo Hemisferio era el mejor que había en toda la Comunitat, que nos habían hecho un gran favor y que éramos uno desagradecidos, tras lo cual me echó del despacho».