El PP denunciará ante Trabajo todas las aulas que superen los 27 grados

Pregunta a Marzà si pedirá a los profesores que no den clase si el 8 de septiembre hace calor

Beatriz Gascó y Juan Carlos Caballero, ayer, en Les Corts
Beatriz Gascó y Juan Carlos Caballero, ayer, en Les Corts

El PP de la Comunitat Valenciana va a enviar en los próximos días una dirección de correo electrónico a todos los colegios de la Comunitat Valenciana para que los profesores puedan denunciar si en sus colegios la temperatura de sus aulas supera los 27 grados centígrados.

De este modo, los populares aplican los mismos criterios de Compromís hace dos años, cuando la entonces consellera de Educación, María José Catalá, decidió comenzar el curso el 3 de septiembre y los nacionalistas de Compromís, con Marzà al frente, hicieron un llamamiento a los niños para ir en bañador a clase, y a los maestros, para suspender las mismas si las aulas superaban los 27 grados centígrados, según el PP.

Los «populares» quisieron dejar en evidencia las incongruencias del Consell ya que la climatología del próximo 8 de septiembre del año en curso diferirá bien poco de la del 3 de septiembre de 2014 .

La diputada del PP, Beatriz Gascó, señaló ayer en conferencia de prensa que «ya les puedo adelantar que el próximo 8 de septiembre frío no hará».

La diputada se preguntó por el calendario escolar que prometió Ximo Puig que se adaptaría a la climatología y recordó que prometió «climatizar todos los colegios y poner toldos donde no pudiera llegar el aire acondicionado». Gascó cuestionó que algo de eso se hubiera hecho. «Si es así, queremos saber cuántos colegios se han climatizado y cuántos toldos se han instalado».

Los «populares» con Gascó al frente denunciaron las incoherencias del tripartito y entre ellas «el caos» de Xarxa Llibre, y «las mentiras» del conseller ya que «tan sólo el 20 por ciento de las familias cobrarán el ciento por ciento de las ayudas».

Además, la diputada Gascó dijo que no estaba bien que «en el mes de julio se tenga a los profesores como bibliotecarios».

También dijo que era mentira que los niños fueran a tener libros gratuitos y se preguntó si «la Conselleria tiene plan B en el caso de que no haya libros para todos», y también «cuánto tiempo considera que puede estar un alumno sin su libro de texto».

Por otra parte, el PP denunció también el «caos de los comedores» porque «a día de hoy los directores no pueden organizar los comedores porque o saben cuántos comensales van a tener». Gascó explicó que «las familias están esperando a saber si tiene o no ayudas para inscribir a sus hijos en los comedores escolares», algo que en ejercicio anteriores ya se sabía por estas fechas.

Otra de las incógnitas que pesa sobre las familias de los escolares valencianos, según el PP, es la asignación de la jornada continua: «no se sabe nada, y no vale con que el secretario de Educación diga que el colegio se encargará de los niños hasta las cinco. Hay que saber con qué actividades se rellenarán esas horas porque los colegios no son garajes de niños, y hay que conocer qué actividades extraescolares habrá para seleccionar el resto».

Gascó también expuso que el Consell iba a quitar las aulas prefabricadas: «si en cuatro años iban a quitar el cien por cien de las aulas prefabricadas, en un año deberían haber suprimido el 25 por ciento, ¿dónde están las aulas que han quitado?».

Por su parte, el diputado popular Juan Carlos Caballero, también presente en la conferencia de prensa, recordó que el Consell «no había rebajado las tasas universitarias pese a tenerlo recogido en su programa electoral».

Caballero aludió al recorte de 8.100 euros en el presupuesto de las becas Erasmus, una disminución «sustancial», y criticó que el importe «no se ha doblado» como anunció el conseller, sino que «tiene ahora carácter bienal, y le corresponden 300.000 euros por año».