Fiscalía pide multar con 20 millones a una filial del IVI

Acusa a Biomedical Supply de un delito de falsedad como medio para cometer un delito continuado de contrabando

En la imagen de archivo, una doctora durante un procedimiento de reproducción asistida
En la imagen de archivo, una doctora durante un procedimiento de reproducción asistida

La Fiscalía de Delitos Económicos ha pedido veinte millones de euros de multa a la empresa Biomedical Supply por contrabando de medicamentos.

Según publicó ayer Las Provincias, la empresa, filial del Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI) habría estado importando de Japón productos sanitarios para el tratamiento de la infertilidad al laboratorio nipón Kitazato, que no contaban con el sello europeo necesario para su uso en la Unión Europea.

Según consta en la calificación de la fiscal Teresa Lorente, el directivo de la empresa, Ignacio Bermejo, trató por todos los medios de introducir por la aduana la partida de medicamentos, pero no lo consiguió por lo que decidió entonces «que la acusada Biomedical Supply siguiera importando esos productos pero de manera clandestina, ocultándolos entre otros y presnetando para su despacho en la aduana no las facturas expedidas por la proveedora japonesa en las que constaba la descricpión de los productos importados, sino unos documentos creados por el propio acusado o por otras personas por su encargo que tenían el mismo formato que las facturas de su proveedor en los que se suprimía las referencias a los productos y en su lugar se hacía constar como producto importado agujas y cateteres».

La Fiscalía pide para el directivo cuatro años y seis meses de prisión por un delito de falsedad para cometer un delito contiunuado de contrabando. Y a la empresa le pide una multa que ronda los veinte millones.