ONG alaban que Sanidad atienda a 1.450 inmigrantes sin recursos

Médicos del Mundo, a pesar de ese mérito, considera que las tasas de 60 a 157 euros mensuales para no asegurados son altas para las rentas menores

El Gobierno central reguló la atención para garantizar la sostenibilidad
El Gobierno central reguló la atención para garantizar la sostenibilidad

VALENCIA– El programa Valenciano de Protección de la Salud del Consell es un buen remedio «en la práctica» contra la exclusión sanitaria de los inmigrantes sin recursos y en situación irregular, tras los decretos del Gobierno central para regular la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud pública. Así lo aseguró ayer el presidente de Médicos del Mundo de la Comunitat Valenciana, Rafael Sotoca, que celebró que haya ya unos 1.450 extranjeros pobres beneficiarios de este plan.

Según sus datos, de principios de este mes, más de 1.500 solicitaron el alta. Se rechazaron unas treinta por motivos administrativos, pero estas podrán volver a tramitarse cuando los interesados cuenten con la documentación necesaria.

La entidad sin ánimo de lucro, junto al Observatorio del Derecho Universal de la Salud de la Comunitat (Odusalud), compuesto por otras cincuenta ONG, trabaja ahora por aumentar la difusión de este programa, que se aprobó en agosto de 2013. «No es lo que reclamamos, ya que solicitamos que recuperen la sanidad como un derecho, pero colaboraremos para que llegue a más beneficiarios».

Este plan garantiza la asignación de profesionales en la atención primaria, la inclusión en programas de prevención y la realización de métodos diagnósticos, preventivos y terapéuticos de la cartera común básica de servicios a personas sin aseguramiento y sin recursos. Así, se tratarán de manera gratuita las enfermedades infectocontagiosas y mentales de inmigrantes en riesgo de exclusión social.

Pueden acceder al programa los ciudadanos en situación irregular, con problemas económicos, mayores de edad (ya que los menores reciben asistencia siempre), y que residan en la Comunitat por lo menos un año.

Por su parte, fuentes de la Conselleria de Sanidad señalaron que el último dato de inscritos oficial es el de principios de noviembre, cuando había unas 600 personas adheridas.

Los que no se beneficien del Sistema Nacional de Salud ni dispongan de un seguro privado tendrán que pagar unas tasas de 60 euros mensuales para los menores de 65 años y de 157 euros para los mayores de dicha edad.

Para el presidente de Médicos del Mundo, esta cuota solo será rentable para extranjeros con rentas altas, ya que son cantidades «imposibles de pagar» para la familia inmigrante media, de cuatro miembros y con alguna persona mayor a su cargo.

Según los cálculos del Consell, se acogerán a este convenio unas 500 personas. Cabe recordar que todos serán atendidos en caso de enfermedad grave y las mujeres embarazadas y los niños tienen acceso gratuito a toda la cartera de servicios sanitarios.

Pese a ello, desde Odusalud alertaron de 50 incidencias en la atención de menores. Se trata, según explicó Sotoca, de niños procedentes de Rumanía que no tienen asignado un pediatra por problemas administrativos, ya que su país no acredita que puedan disfrutar de el derecho sanitario en España. «Es un problema comprensible porque no colaboran, pero nos preocupa».