Actualidad

Resucita el icono del ladrillo

El Intempo de Benidorm, el edificio residencial más alto de Europa, obtiene la licencia de obras tras casi una década paralizado

El Intempo de Benidorm, el edificio residencial más alto de Europa, obtiene la licencia de obras tras casi una década paralizado

Publicidad

Los esqueletos de la burbuja inmobilaria de 2007 resucitan como si de un ataque zombie de vigas y ladrillos se tratara. Las grúas vuelven a formar parte del paisaje urbano, y promotores y constructores se frotan las manos ante el advenimiento del oro.

El Intempo es el último de los Lázaro de hormigón que regresan a la vida, este en concreto, en la meca del turismo español, Benidorm, y tras casi una década paralizado. El coloso residencial de 198 metros de altura ha obtenido la licencia de obra con la que podrá comenzar el proceso de modernización y actualización interrumpido en el crac del 07. Hablamos del edificio de carácter residencial más alto de cuantos existen en Europa, con 200 metros y 269 viviendas, distribuidas en 47 plantas.

Sus responsables informan de que las obras, que comenzarán el próximo otoño y durarán aproximadamente un año, permitirán destinar dos de las 47 plantas del edificio a utilización comunitaria, con un spa, zonas de masaje, sauna, gimnasio, jacuzzis y azotea.

La idea, aseguran sus garantes, es que el edificio «ofrezca las experiencias asociadas a un resort de lujo»

Publicidad

La promotora encargada de liderar el proyecto, Unig Residential, también prevé la construcción de una piscina de estilo playa y otra infantil, ocupando una superficie total de 4.300 metros cuadrados. Asimismo, se ha diseñado una planta terraza en la torre de poniente y la del levante contará con un restaurante exclusivo para los propietarios.

Otro de los grandes cambios respecto al diseño original de 2006, obra del arquitecto Roberto Pérez-Guerras, es la creación de un gran atrio de entrada, con una extensión de 600 metros cuadrados y siete metros de altura, que permite el acceso a los seis ascensores inteligentes y acceder al restaurante.

Publicidad

De igual modo, con la obtención de la licencia de obras, se procederá a realizar cambios en el interior, desde la primera planta hasta la trigésima séptima. Esta reforma interior conllevará la creación de terrazas y viviendas exteriores para dar privacidad a los propietarios, a partir de la planta 38 y hasta la 45.

Olga Urbana declaró en su día el concurso de acreedores y la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb) adquirió en 2012 el préstamo de 108 millones pagado por Caixa Galicia para construir el rascacielos.

Finalmente, Sareb vendió el edificio en 2017 a un fondo de inversión multinacional.

El Intempo es el sueño hecho realidad de Benito González, aquel hortera de camisa abierta, cordón de oro y ambición sin complejos que interpretó Javier Bardem a principios de los noventa, cuando España no era lo que es y el españolito medio aún soñaba con tener unos cuantos metros cuadrados de propiedad a los que llamar hogar.