Política

Un estudio confirma que Sudáfrica usa fitosanitarios prohibidos en sus cítricos

El eurodiputado González Pons pide a la CE activar la cláusula de salvaguarda para impedir su entrada

El sector sufre cuantiosas pérdidas en la campaña de comercialización actual que a inicios de diciembre ascendían a 130 millones, de los cuales el 65 por ciento se debe a la presencia de naranjas de terceros países, Sudáfrica principalmente
El sector sufre cuantiosas pérdidas en la campaña de comercialización actual que a inicios de diciembre ascendían a 130 millones, de los cuales el 65 por ciento se debe a la presencia de naranjas de terceros países, Sudáfrica principalmente

Más de medio centenar de materias activas de productos fitosanitarios prohibidas en la Unión Europea se pueden utilizar en el cultivo de cítricos en Sudáfrica, entre ellos el «paraquat», un herbicida que con las dosis adecuadas afecta al tracto gastrointestinal, riñón, hígado, corazón y otros órganos.

También se encuentra el metil azinfos que está prohibido por la Agencia de Protección Ambiental desde 2004 y por la Unión Europea desde 2006 al ser un insecticida altamente tóxico para los anfibios, peces, mamíferos, crustáceos y moluscos.

Así lo confirma un estudio que presentó ayer la Unió de Llauradors y que presentó a la Asociación Valenciana de Consumidores y Usuarios (Avacu).

Los resultados del mismo sirvieron ayer a ambas asociaciones para reclamar la suspensión de la importación de cítricos de Suáfrica a la Unión Europea hasta que se restrinja el uso de estos productos fitosanitarios.

La Unió anunció que seguirá realizando estudios de aquellos acuerdos comerciales que suscriba la UE con países terceros para vigilar que no contengan productos fitosanitarios prohibidos en el ámbito comunitario ya que ponen en riesgo la seguridad alimentaria.

La utilización de estas materias activas, además de suponer un posible riesgo para los consumidores, implica un alto riesgo para las personas encargadas de su aplicación y del medio ambiente global; y por otra, permite a los agricultores sudafricanos producir cítricos con menores costes de cultivo que a los agricultores europeos.

Por su parte, el presidente de Avacud, Fernando Móner, remarcó que los resultados del estudio han generado preocupación por la propia seguridad alimentaria y se preguntó cómo es posible que se permita la entrada a productos tratados.

La Unió trasladará este estudio a la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) y a la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aesan).

Por otra parte, el PP en el Parlamento Europeo pidió a la Comisión la activación de la cláusula de salvaguarda para la naranja española como medida de protección ante la entrada masiva de naranjas de Sudáfrica, país con el que la UE mantiene un acuerdo comercial desde 2016.

En una pregunta escrita, el portavoz del PP en el Parlamento Europeo, Esteban González Pons, cuestiona a la Comisión Europea si ha estudiado la puesta en marcha de medidas para contrarrestar los perjuicios y compensar las pérdidas generadas como consecuencia del acuerdo. Así, defiende la necesidad de proteger este mercado, clave para la Comunitat, Andalucía y Murcia.

Los lácteos, únicos productos que deben etiquetar su origen

La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) critica que el Ministerio de Agricultura se haya limitado a incluir únicamente la leche y sus derivados en las nuevas disposiciones legales que obligan a informar en el etiquetado sobre su origen. Consideran que debería que extenderse también a otros productos sensibles como los cítricos, el arroz o la horchata, «emblemas todos ellos de la agricultura valenciana y que con demasiada frecuencia son objeto de una identificación que puede resultar engañosa».