Carmena proyecta un rockódromo para 80.000 personas y un centro de convenciones en Ifema

La alcaldesa ampliará la Feria de Madrid con un recinto abierto para conciertos y espectáculos deportivos, con zona comercial y de ocio.

Carmena probó ayer unas gafas de realidad virtual que muestran los efectos de la basura en la Complutense
Carmena probó ayer unas gafas de realidad virtual que muestran los efectos de la basura en la Complutense

La alcaldesa ampliará la Feria de Madrid con un recinto abierto para conciertos y espectáculos deportivos, con zona comercial y de ocio.

El ansiado proyecto de ampliación de Ifema será por fin puesto en marcha en la capital después de muchos años de espera. Tras someterlo a un detenido estudio, el Gobierno de Manuela Carmena ha tomado la decisión política de llevar a cabo este plan, que busca potenciar a Madrid como destino turístico y situarla a primer nivel en lo que concierne a la celebración de convenciones y de grandes conciertos y espectáculos musicales. Se levantará en la parcela de 500.000 metros cuadrados que la Institución Ferial de Madrid mantiene actualmente sin edificar en Valdebebas y constará, según confirman a LA RAZÓN fuentes municipales, de tres elementos diferenciados: un gran auditorio de entre 60.000 y 80.000 localidades, un centro de convenciones y una zona comercial, de ocio y de restauración.

Carmena hará hoy mención a este proyecto durante su intervención en el Debate sobre el Estado de la ciudad que acoge el Palacio de Cibeles desde las diez de la mañana. Señalan desde el entorno de la alcaldesa que la ampliación de Ifema se integra dentro del objetivo prioritario de mejorar el atractivo turístico de Madrid como «uno de los planes de creación de ciudad» que el Ejecutivo municipal quiere dejar como emblema de la actual legislatura. Actualmente este proyecto se encuentra en fase embrionaria, –«de estudio y debate», precisan desde Cibeles– aunque el objetivo es tenerlo totalmente «trazado» antes de que acabe el mandato de Carmena, en mayo de 2019.

Este estudio inicial ha llegado a la conclusión de que es necesario dotar a la parcela de un gran espacio abierto sobre el que construir un rockódromo que acoja conciertos multitudinarios. Actualmente, la ciudad de Madrid no cuenta con un recinto específico para grandes recitales y con un aforo competitivo respecto a otras capitales europeas. El WiZink Center –el Palacio de los Deportes– apenas cuenta con 17.000 localidades y el Vicente Calderón –tradicional escenario de algunos grandes conciertos al acabar cada temporada futbolística– será derribado en breve. La ausencia de un macro auditorio para conciertos es analizada, desde el Gobierno de Carmena, como una oportunidad perdida ya que muchos artistas y grupos internacionales optan por no hacer parada en Madrid dentro de sus giras europeas precisamente por esta razón y prefieren programar sus conciertos en Barcelona. En este contexto, los planes de Carmena y del presidente de la Junta rectora de Ifema, Luis Cueto, recogen la futura construcción de un rockódromo al aire libre con una capacidad de entre 60.000 y 80.000 personas: «Madrid necesita ese gran espacio acondicionado para conciertos y espectáculos musicales o deportivos», añaden desde el Ayuntamiento. Respecto a la fórmula de gestión de este auditorio, desde el Ayuntamiento señalan que aún no se han definido esos detalles y que, en todo caso, será un recinto muy dependiente de Ifema.

El segundo elemento fundamental en la ampliación de Ifema será la construcción de un gran centro de convenciones. Los estudios elaborados por el equipo de Cueto han detectado que las ferias –principal nicho de mercado en el que está volcado actualmente Ifema– es una «tendencia que va hacia abajo» y el futuro de la institución está precisamente en la celebración de convenciones. Y ponen un ejemplo para demostrar la pujanza de Madrid como sede de este tipo de reuniones: Ifema está actualmente negociando la celebración durante la próxima primavera de una convención sanitaria que prevé reunir a cerca de 40.000 médicos y farmacéuticos. La conclusión es clara: la capital también necesita un centro específico para acoger este tipo de eventos y, actualmente, no dispone de una infraestructura de estas características: «Madrid tiene un hueco que debe explotar como sede de convenciones a nivel español pero también a nivel internacional. Es algo que no tenemos y se nos pide», subrayan desde la Alcaldía. Actualmente, el recinto con mayor aforo para este tipo de reuniones es el auditorio del Palacio Municipal de Congresos, con capacidad para 1.800 personas.

La ubicación de la parcela en la que se levantará el complejo es uno de los elementos fundamentales para que se convierta en un referente del turismo de convenciones: excelentemente comunicado con el centro de la ciudad, a pocos minutos del aeropuerto y en una zona en expansión, con el barrio de Valdebebas y la ciudad deportiva del Real Madrid como vecinos.

El rockódromo y el centro de convenciones se verían complementados por un tercer elemento en esta parcela: una zona de ocio. Aquí podrían levantarse superficies comerciales, cines, restaurantes y teatros. Aunque todavía no se ha evaluado la posibilidad de que esta área disponga de oferta hotelera, tampoco se descarta ante el más que seguro aumento en la demanda de alojamiento que llevaría aparejada el proyecto.

Tras realizar el estudio preliminar, Ifema ya ha encargado al Área de Desarrollo Urbano el análisis de los siguientes pasos a seguir para su diseño. El objetivo del consistorio es reforzar a Ifema como uno de los principales focos de atracción turística y de inversión de la ciudad, tal y como subraya su balance de 2016, año en el que los ingresos crecieron un 8,2% hasta alcanzar los 105,6 millones.