Las obras del carril-bici de Carmena colapsan los bulevares

El Ayuntamiento comenzó ayer la remodelación de la calle Carranza.

El Ayuntamiento comenzó ayer la remodelación de la calle Carranza.

El plan del Ayuntamiento de Madrid de unir las calles Santa Engracia y Pintor Rosales mediante un carril-bici lleva tiempo provocando problemas de circulación para los madrileños. Un nuevo capítulo de atascos, caos circulatorio y tensión, causado por el comienzo de las obras para acondicionar la calzada para el tráfico de bicicletas, se vivió ayer, primer día de obras en las calles de Alberto Aguilera y Carranza.

La maquinaria municipal desplazada hasta la zona de los bulevares –calles de Alberto Aguilera, Sagasta, Carranza– comenzó su trabajo a las diez de la mañana, impidiendo el tránsito en uno de los dos carriles en dirección a la glorieta de Bilbao. Esto provocó el colapso del tráfico rodado de una de las arterias más transitadas de la almendra central de Madrid. Una situación que se agravó cuando varios vehículos del servicio de parques y jardines del Ayuntamiento ocuparon durante cerca de media hora el único carril que quedaba libre, cerrando el tráfico en la calle por completo. El resultado de la falta de previsión del consistorio fue un atasco de más de sesenta minutos que irritó a los madrileños que no entendían por qué la «operación asfalto» y la creación de los carriles-bici no se realiza en los meses de verano, cuando siempre disminuye el tráfico por las vacaciones.

De hecho, aún cuando los jardineros se retiraron, uno de los carriles de la calle Carranza continuó cortado durante todo el día, ya que las obras de fresado y posterior asfaltado se prolongaron ayer hasta las siete de la tarde. Posteriormente y a lo largo de la noche, se pintará la señalización del nuevo carril-bici. Pero el de ayer no fue un día excepcional. Los atascos volverán a la zona de los bulevares hoy y las próximas semanas, ya que el Ayuntamiento capitaneado por Manuela Carmena, tiene previsto realizar durante todo el día obras similares, esta vez en el tramo entre San Bernardo y la glorieta de Bilbao, y así sucesivamente hasta terminar la nueva conexión ciclista entre Santa Engracia y Pintor Rosales.

De hecho, las obras en los bulevares llegan a continuación de la polémica remodelación de la calle Santa Engracia. El pasado mes de febrero, el Ayuntamiento comenzó la adecuación de esta vía para reducir el número de carriles, ampliar aceras y habilitar un espacio para que las bicicletas puedan circular. Las obras crearon monumentales atascos y recibieron críticas de una parte de los vecinos y de los locales de la zona por la pérdida de carriles para la circulación y de zonas de estacionamiento de vehículos. Los carriles-bici de Carmena han sido también criticados por algunas asociaciones de ciclistas que aseguran que dejan desprotegido al ciclista frente a los vehículos.