Madrid

Un colegio privado de Rivas, castigado sin aparcamiento

Los padres se sienten acosados por el Consistorio, que les ha aconsejado «que vayan en patinete».

Los padres se sienten acosados por el Consistorio, que les ha aconsejado «que vayan en patinete».

Los padres y vecinos del colegio privado Luyfe Rivas, situado en Rivas Vaciamadrid, se sienten «acosados y discriminados» por parte del Ayuntamiento dirigido por IU y Podemos. Argumentan que las zonas históricamente habilitadas para el estacionamiento de los usuarios del colegio, de 45 minutos, han sido limitadas a sólo cinco, medida que, además, no se está aplicando en ningún otro colegio de la zona.

Luyfe Rivas es el único colegio privado no concertado del municipio. Carlos Novillo, presidente del Ampa, explica que «por parte del Ayuntamiento se están tomando una serie de acciones con las que nos sentimos discriminados. Ellos mismos nos han dicho que nos discriminan por ser un colegio privado».

Antes de las navidades, las zonas para estacionar en el colegio tenían establecido un límite de 45 minutos. Sin embargo, en un momento dado, los padres del colegio vieron que se habían colocado señales nuevas tapadas con bolsas de basura. Al abrirlas, observaron que se había modificado la zona de estacionamiento para que, a partir de entonces, la duración máxima fuera de dos minutos. Tras múltiples quejas al Ayuntamiento, el límite se modificó a cinco.

Esta reducción supone un gran problema para los padres, ya que se trata del colegio más grande de todo Rivas. El Luyfe Rivas, que oferta clases desde Primaria hasta Bachillerato, cuenta con diferentes zonas de entrada y salida y diversos horarios dependiendo del año cursado por los escolares. Novillo relata que «es materialmente imposible que atendamos a nuestros hijos. Son niños pequeños, por lo que hay que llevar carritos e ir a diferentes entradas, situadas muy separadas unas de otras». Además, recalca que ningún otro colegio del municipio sufre este tipo de normas.

Desde el Ayuntamiento se ha tomado esta medida argumentando que el colegio genera un problema de movilidad en la zona, por lo que pretenden solventarlo de esta manera. Ahora, la única solución que le ofrecen a estos padres es «que vayamos en patinete», algo que resulta más que ridículo si «tienes que llevar a tres hijos con sus respectivos carritos y mochilas», explica Novillo. «La situación es insostenible, los padres están teniendo que estacionar en el parking del Mercadona que hay dentro del centro comercial Los Artos», situado en frente del colegio.

Pero el problema no queda ahí. «Hemos tenido ya cinco atropellos en la puerta del colegio y el Ayuntamiento no ha hecho nada. El último fue antes de verano. Atropellaron a una profesora y la única solución fue colocar un badén», explica el presidente del Ampa. «Durante años hemos pedido al Ayuntamiento que coloque límites de velocidad, porque se trata de una recta muy peligrosa, pero no nos hacen caso».

El clima de tensión y malestar no para de crecer entre los padres y vecinos. En los últimos meses han tenido lugar choques, accidentes de tráfico y, sobre todo, riñas con los policías que todas las mañanas se encuentran en la puerta del colegio. «Incluso muchos padres han llegado a las manos con los agentes», afirma Novillo.