Ciudadanos rompe su compromiso con el Gobierno regional para ampliar las ITV

El PP critica la «traición» de la formación naranja al cambiar de opinión tras meses de negociaciones

El diputado popular, Javier Iniesta, defendió ayer en el hemiciclo parlamentario el decreto ley de las ITV
El diputado popular, Javier Iniesta, defendió ayer en el hemiciclo parlamentario el decreto ley de las ITV

El PP critica la «traición» de la formación naranja al cambiar de opinión tras meses de negociaciones

El grupo parlamentario de Ciudadanos (Cs), liderado por Miguel Sánchez, rompió ayer su compromiso con el Gobierno regional al votar en contra del decreto ley 2/2017 de 2 de agosto sobre el nuevo modelo de Inspección Técnica de Vehículos (ITV) en la Región, que buscaba aumentar las concesiones del sector e incrementar de ocho a 18 las estaciones «para que ningún ciudadano tenga que recorrer 20 o 30 kilómetros para pasar la inspección de su vehículo». Un acto tachado por el Partido Popular como «traición» al ver cómo tras haber dialogado y acordado la convalidación de dicho decreto, «de la noche a la mañana han cambiado de opinión» echando por tierra todo lo avanzado en este tema.

Así arrancó ayer el curso político en la Región con el primer pleno Asambleario, donde el consejero de Presidencia, Pedro Rivera, puntualizó que el Gobierno «trabaja para solucionar el problema creado por la oposición con el anterior modelo», vigente hasta ayer. Igualmente, el diputado popular Javier Iniesta incidió en que no se prorrogará el modelo anterior, sino que se trabajará para solucionar la situación y dotar a la Región de un sistema de mejora de tarifas.

«El decreto pretendía abaratar los costes de las ITV en la Región, acabar con las colas en las estaciones de inspección de vehículos y evitar que los ciudadanos tengan que desplazarse hasta 30 kilómetros a distancia de su casa para pasarle a su vehículo la inspección técnica».

Recordó que durante meses se han volcado en este proyecto, llegando a acuerdos con diferentes agentes sociales y sindicales, así como con el sector del taxi, quienes se habían posicionado a favor del decreto, «y de la noche a la mañana en Cs cambian de opinión. Se creen que esto es la feria y pedimos seriedad».

La decisión de la formación naranja de romper su compromiso sorprendió de tal forma al Gobierno regional, que la portavoz autonómica, Noelia Arroyo, compareció para explicar que el Ejecutivo llevó el decreto ley del nuevo modelo de ITV al Consejo de Gobierno del 2 de agosto «porque estaba asegurado con el apoyo de Cs, de lo contrario, no se hubiera llevado».

Asimismo, resolvió que desde el momento en que se votó en contra, el Gobierno murciano comenzó a «analizar los mecanismos jurídicos que hay a nuestro alcance para poder resolver esta situación y conformar unas ITV más cercanas, baratas, con menos colas y dar solución a la estabilidad que necesitan 200 empleados públicos del sector».

Con el fin de dar explicaciones ante la situación que habían provocado, desde Ciudadanos, el diputado Miguel López-Morell dijo que su grupo «no comparte el contenido del decreto porque es una propuesta regresiva y conservadora que creará barreras de entrada que sólo beneficiará a unos pocos».

Tachó de «oligopolio» la intención buscada por el Gobierno regional y apuntó a que desde Cs defienden «que la liberalización del sector a través de la autorización es el mejor sistema. Lo dice la Unión Europea».

La votación parlamentaria fue derogada con los 20 votos a favor del Partido Popular y 23 en contra de Cs, PSOE y Podemos.