Un reloj todoterreno: El nuevo Streamliner Adventure de Briston te acompañará a todas tus aventuras

Un modelo potente y robusto ideal para los aficionados al deporte y para los más intrépidos gracias a su óptima resistencia a los golpes.

Streamliner Adventure
Streamliner Adventure FOTO: Briston Streamliner Adventure

Muchas personas ven en un reloj un compañero de rutina y de viaje. Los que se acostumbran a llevarlo lo sienten como una parte más de sus cuerpos y, si algún día se olvidan de ponérselo, aunque rara vez ocurra, se sienten desnudos, desprotegidos.

Cada uno, eso sí, tiene unas preferencias diferentes. Muchos quieren llevar enrollada a la muñeca un modelo deportivo y fresco. Para ellos, Briston acaba de lanzar el que se convertirá sin lugar a dudas en su reloj más deseado y preciado.

Streamliner Adventure
Streamliner Adventure FOTO: Briston Streamliner Adventure

Hablamos del nuevo Streamliner Adventure, más potente y robusto que nunca, pero sin perder la característica de la marca. Eso sí, su resistencia a los golpes es mucho mayor. En cuanto a su composición, destacamos su nueva caja de 44mm fabricada en acetato con vetas vegetales y con unos tonos verdes y grises. Esto, unido a su pantalla negro mate o caqui en la caja, bisel y pulsadores, hace que estemos ante una pieza absolutamente deportiva y digna de los que entre sus grandes prioridades está emprender una nueva aventura.

Streamliner Adventure
Streamliner Adventure FOTO: Briston Streamliner Adventure

Prueba de ello son sus correas de velcro intercambiables o su sinfín de características. Entre ellas, su resistencia al agua. Asimismo, el Streamliner Adventure cuenta con un movimiento de cuarzo analógico que señala las horas y los minutos y con uno digital que incluye un anillo interior negro con inserciones blancas o beiges. También dispone de un sistema de retroiluminación de las dos pantallas digitales colocadas a las 12 y a las 6 horas.

Una creación que promete ser una de las más destacadas de la casa y que podrá ser tuya por 330 euros. Ya sabemos que Briston, aunque nació de manos francesas, respira más espíritu británico que otra cosa. De hecho, la propia casa define que su trabajo fruto de la inspiración de las ciudades y la forma de vivir de Oxford y Cambridge: sus campus, carreras de remo, competiciones de polo y cricket…