Interior ordena cortar el acceso a la calle de Galapagar donde está el chalé de Iglesias y Montero

La Guardia Civil mantenía cortada esta tarde y durante la “cacerolada” los accesos a las proximidades de la casa

Las “caceroladas” que comenzaron en la calle de Núñez de Balboa de la capital, se han ido extendiendo y han llegado ante la sede del PSOE en la calle Ferraz de Madrid, e incluso ante las casas de los miembros del Gobierno, el ministro Ábalos o la casa de Pablo Iglesias e Irene Montero en Galapagar.

Ante esta situación, el ministro de Interior, Grande Marlaska, ha ordenado reforzar la vigilancia en los domicilios particulares de algunos ministros para evitar “actitudes de acoso” tanto hacia los políticos como a sus familias.

Así, varios tuiteros publicaban esta tarde desde el propio Galapagar que la Guardia Civil había cortado los accesos a la calle en la que se sitúa el chalet de Pablo Iglesias e Irene Montero. Este cierre no hecho que las protestas remitieran y en las imágenes se puede ver a la Guardia Civil cumpliendo la orden de acordonar la calle a la vez que vigilaba que los vecinos cumpliesen con las medidas de distanciamiento social.

Las imágenes con escraches en la vivienda en Madrid del ministro José Luis Ábalos y en la casa en Galapagar del vicepresidente Pablo Iglesias y la ministra Irene Montero han generado un debate en torno a la condena por estos actos y los reproches a los dirigentes de Unidas Podemos, ya que defendió en el pasado este tipo de protestas que bautizó como “jarabe democrático”, informa Europa Press.