Elecciones en la Comunidad de Madrid ¿Por qué Ayuso podría prescindir de Vox sin llegar a la mayoría absoluta?

Si el PP lograra más diputados que la suma de los tres partidos de la izquierda aún sin llegar a los 69 ansiados escaños, la fuerza negociadora de los de Monasterio quedaría minimizada

Thumbnail

A pesar de que todas las encuestas coinciden en señalar que la ganadora de las elecciones en Madrid es Isabel Díaz Ayuso, no se sabrá hasta que no termine el recuento quién gobernará la región los próximos dos años. Porque, en esta situación, no se trata de qué partido es el primero, que parece claro, sino de qué bloque sumará la mayoría absoluta. Ahí está el precedente de 2019: Ángel Gabilondo convirtió al PSOE en la primera fuerza de la comunidad, pero la aritmética y el portazo de Ciudadanos le privaron de llegar a la Puerta del Sol.

Consulte en tiempo real el escrutinio de las elecciones de la Comunidad de Madrid

En el escenario actual, se barajan fundamentalmente dos posibles escenarios, a tenor de los primeros sondeos a pie de urna y los resultados iniciales. El primero, al que no apunta ninguna encuesta pero que tampoco nadie se atreve a descartar de plano, es el de una mayoría absoluta de Díaz Ayuso. El segundo, en el que sí coinciden los estudios demoscópicos, augura que PP y Vox sí rebasaran la barrera de los 69 diputados de manera que quedaría garantizada la continuidad de la actual presidenta, con la única incógnita de sabe si los de Rocío Monasterio se suman al Gobierno o permanecen como apoyo externo. Estos escenarios, que son los que manejan en los cuarteles generales de los partidos, tienen también como punto en común el hecho de que Ciudadanos se quede como fuerza extraparlamentaria, lo cual parece ya claro en función de resultados.

Sin embargo, en las últimas horas ha cobrado fuerza una cuarta vía intermedia, según la cual, el PP de Ayuso no alcanzaría la mayoría absoluta y, sin embargo, apenas necesitaría los diputados de Vox. Para que se concrete este escenario tendría que darse una única circunstancia: que el PP, sin alcanzar los 69 escaños de la mayoría absoluta, logre más diputados que los tres partidos de la izquierda juntos, algo a lo que apuntan varios sondeos. De esta manera, Vox quedaría en una difícil situación: con el 86% escrutado, el PP obtiene 64 diputados, más que la suma de los tres partidos de izquierda: PSOE, 25; Más Madrid, 24 y Unidas Podemos, 10, es decir, un total de 60. Por su parte, Vox lograría 13 escaños, uno más que en 2019.

Con este resultado, al PP le bastarían sus votos para sacar adelante la investidura de Ayuso por mayoría simple en segunda ronda. Y, al mismo tiempo, la presidenta y candidata no sería reelegida si los de Monasterio votasen en contra y se alinearan con la izquierda, posibilidad ésta que descartan de plano en las dos formaciones de derechas.

Dentro del PP de Madrid han comenzado en los últimos días a ver posible que este escenario pueda concretarse. Sucedería exactamente lo mismo en el caso de que el PP se quedara con 61 diputados y Vox lograse 15, ya que la suma de las bancadas de Ángel Gabilondo, Mónica García y Pablo Iglesias sumarían un total de 60 diputados, insuficientes para evitar la investidura de Ayuso.

Si el PP lograra acercarse un poco más a la mayoría absoluta y sumara 63 diputados, le bastaría con que Vox consiguiese en las urnas 11 escaños, puesto que los tres partidos de izquierdas tendrían un techo de 62 asientos en el parlamento regional. Y si la candidatura de Ayuso lograse 64 diputados, sería suficiente con que Vox sumara 9. En el equipo de la presidenta prefieren no hacer cábalas y confían en un participación elevada que les otorgue una amplia mayoría con la que poder gobernar en solitario.