El azote de los hermanos Dalton: así es la delegada del Gobierno que se encaró con Almeida

El fuerte encontronazo que mantuvo con el alcalde de la capital tiene precedentes: ambos protagonizaron intensos debates como portavoces de urbanismo en tiempos de Carmena

Mercedes González conversa con el alcalde de la capital, José Luís Martínez-Almeida.
Mercedes González conversa con el alcalde de la capital, José Luís Martínez-Almeida.MariscalEFE

A la mayoría de los madrileños le sorprendió el encontronazo protagonizado el miércoles en Cibeles por el alcalde de la capital, José Luis Martínez-Almeida, y la delegada del Gobierno, Mercedes González. Presentaban el dispositivo especial de seguridad con motivo de San Isidro, orientado a evitar las aglomeraciones registradas el pasado fin de semana, cuando, ante las preguntas de los medios, comenzaron ambos a lanzarse cuchillos en forma de acusaciones y reproches desde sus respectivos atriles. El alcalde, en defensa del papel desempeñado por las comunidades autónomas ante la dejación de funciones en la que, según su diagnóstico, ha incurrido el Gobierno de Pedro Sánchez a cuenta de la gestión de la pandemia. La delegada del Gobierno, con duros ataques a la actuación del Ejecutivo regional de Isabel Díaz Ayuso en la contención del virus y ante la misión de sacar la cara por Moncloa.

Una amistad desde 2015

El episodio acaparó titulares. Que dos políticos discutan así es poco frecuente cuando comparecen de manera conjunta. Pero la escena no era nueva para Almeida y González. Un lustro atrás, la comisión de Desarrollo Urbano del Ayuntamiento de Madrid se convirtió en el escenario de «escaramuzas» similares. Precisamente en esos días comenzó a fraguarse la amistad entre la periodista y el abogado del Estado. Por entonces, Esperanza Aguirre lideraba la oposición a Manuela Carmena. El alcalde y la delegada del Gobierno eran los portavoces de PP y PSOE, respectivamente, en materia urbanística. González se enfrentó en aquellos años al difícil reto de mantener el equilibrio entre su papel de socia del Gobierno de Carmena y su labor de oposición a una gestión, la liderada por el delegado José Manuel Calvo, que en muchos aspectos consideraba muy alejada de lo que debía ser un urbanismo de izquierdas. Con Calvo protagonizó también duros enfrentamientos, pero los más animados tuvieron a Almeida como «sparring». Aunque, en aquellas ocasiones, el ahora alcalde no estaba solo. Le acompañaban Borja Carabante –ahora delegado de Medio Ambiente y Movilidad en el equipo municipal– y Álvaro González –actual responsable de las políticas de Vivienda también en Cibeles–. Fue tal la intensidad de algunos de los debates en aquella comisión que Mercedes González bautizó a los representantes del PP como «los hermanos Dalton».

El miércoles, González busco otro símil para describir su desencuentro con Almeida y optó, en esta ocasión, por un referente de la canción como Pimpinela. Pese a todo, la buena relación y la sintonía entre ambos, aún desde las enormes diferencias ideológicas que les separan, auguran una etapa de cooperación entre el Ayuntamiento y la Delegación del Gobierno.

¿Rival de Almeida en 2023?

El propio alcalde hizo ayer autocrítica durante una entrevista en televisión: «González y yo somos muy amigos desde que la política nos hizo coincidir hace seis años en el Ayuntamiento como concejales. Ayer yo creo que a lo mejor olvidamos un poco la condición de alcalde y delegada del Gobierno por la confianza que tenemos». Almeida fue más allá al asegurar que la ahora delegada del Gobierno está llamada a altas metas dentro del PSOE madrileño: «Ha sido colocada como delegada del Gobierno por sus méritos, porque tiene una vis política mucho más acentuada que cualquiera de sus antecesoras. Se puede estar barruntando una candidata para dentro de dos años a cualquiera de las instituciones. La plataforma de la Delegación del Gobierno, en ese sentido, es inmejorable para ese planteamiento». Si el vaticinio de Almeida se cumple, González podría incluso estar llamada a disputarle a él mismo la Alcaldía de la capital en menos de dos años. La otra posibilidad, según ese análisis, es que el PSOE pudiera pensar en la representante del Ejecutivo de Sánchez en Madrid como rival de Ayuso. Dos periodistas frente a frente en 2023. Un escenario para el que su designación como delegada del Gobierno, teniendo en cuenta que el PSOE no liderará la oposición a Ayuso en la Asamblea de Vallecas, tendría todo el sentido del mundo.

Enrique López critica su «desconocimiento jurídico»

El consejero de Justicia, Interior y Víctimas en funciones de la Comunidad de Madrid, Enrique López, denunció ayer el «desconocimiento jurídico» de la delegada del Gobierno en Madrid, Mercedes González, al insistir en que la Comunidad pida el toque de queda, y cree que su posición tiene que ver con que también «está en la guerra de sustituir» a Ángel Gabilondo. «Confunde falta de valentía con respeto al derecho, y además es curioso que lo diga la delegada de gobierno de un Gobierno que es el que no ha instado a la reforma legislativa necesaria para que se pudiera producir semejante restricción de derechos fundamentales», añadió López.