Mensajeros de la Paz trae en taxi a 130 refugiados ucranianos

Un total de 34 vehículos que partieron hacia la frontera de Ucrania el pasado 11 de marzo llegaron ayer a Madrid

Un taxista sostiene en brazos a un niño ucraniano a su llegada a Madrid, a 16 de marzo de 2022, en Madrid (España). Mensajeros de la Paz se encarga de dar alojamiento en casa de acogida y hoteles a cerca de 100 refugiados que llegan esta tarde a la capital a bordo de 30 de los 34 taxis que viajan con ayuda humanitaria para Ucrania y regresaron con refugiados. En concreto, llegan de Ucrania hasta 130 refugiados en estos taxis, la mayoría mujeres y niños, si bien unos 40 se alojarán con familiares.
16 MARZO 2022;MADRID;LLEGADA UCRANIANOS;MENSAJEROS DE LA PAZ;ALOJAMIENTO;REFUGIADOS
Ricardo Rubio / Europa Press
16/03/2022
Un taxista sostiene en brazos a un niño ucraniano a su llegada a Madrid, a 16 de marzo de 2022, en Madrid (España). Mensajeros de la Paz se encarga de dar alojamiento en casa de acogida y hoteles a cerca de 100 refugiados que llegan esta tarde a la capital a bordo de 30 de los 34 taxis que viajan con ayuda humanitaria para Ucrania y regresaron con refugiados. En concreto, llegan de Ucrania hasta 130 refugiados en estos taxis, la mayoría mujeres y niños, si bien unos 40 se alojarán con familiares. 16 MARZO 2022;MADRID;LLEGADA UCRANIANOS;MENSAJEROS DE LA PAZ;ALOJAMIENTO;REFUGIADOS Ricardo Rubio / Europa Press 16/03/2022 FOTO: Ricardo Rubio Europa Press

Fueron una parte importante de aquellos héroes anónimos tan necesarios durante la pandemia de la Covid-19 trasladando enfermos a los hospitales, especialmente al principio, cuando los servicios de emergencias estaban saturados. Ahora, los taxistas de Madrid han vuelto a ser héroes, pero esta vez para algo más de un centenar de refugiados ucranianos que, después de huir de sus ciudades y traspasar la frontera de su país, llegaba la noche de ayer a Madrid tras un largo viaje por carretera.

Y es que, el pasado 11 de marzo, 34 vehículos de taxistas de Madrid partían hacia la frontera de Ucrania, en coordinación con la ong del padre Ángel, Mensajeros de la Paz. Lo hacían cargados de ayuda humanitaria, como medicinas y enseres de primera necesidad, para quienes habían huido de la guerra perdiéndolo todo. Pero tenían, además, otra misión: trasladar un centenar de refugiados hasta la capital de nuestro país, con el fin de darles acogida en él. El viaje concluyó anoche, después de casi una semana de viaje, cuando los taxistas volvían a entrar en Madrid con sus vehículos llenos de vidas truncadas por la guerra, pero también de grandes dosis de esperanza.

Fue el padre Ángel, fundador de Mensajeros de la Paz, quien daba la bienvenida a la ciudad que ahora será su nuevo hogar a este grupo de 130 refugiados formado, en su mayoría, por mujeres y niños. Al mismo tiempo, el sacerdote agradecía su esfuerzo a los taxistas desde la iglesia de San Antón, sede de la Ong, y el COAM (Colegio de Arquitectos de Madrid), ambos situados de forma contigua en la calle Hortaleza de Madrid. La pregunta ahora, una vez a salvo en nuestro país, es qué ocurrirá con los recién llegados. En este caso, Mensajeros de la Paz será la organización encargada de ofrecer alojamiento en hoteles y casas de acogida a los recién llegados, si bien 40 de ellos ya se ha confirmado que podrán alojarse con familiares que ya residían en España previamente.