Gentilicios de Madrid: ¿de dónde son los coruchos, los talegueros y los parraos?

A diferencia de aquellos que se forman con terminaciones comunes, muchos de ellos tienen que ver más con la cultura, la historia o la tradición

Una actuación teatral, en plena calle, en San Lorenzo de El Escorial
Una actuación teatral, en plena calle, en San Lorenzo de El Escorial FOTO: Isabel Infantes Europa Press

No importa cuánto haya viajado, siempre habrá gentilicios que no dejan de sorprender. Los hay enredados, raros, obvios, confusos y curiosos. Y especialmente, cuando nos referimos a todos los que acoge España. Pero, ¿qué son los gentilicios? Para aquellos que no lo sepan, son palabras que denotan a personas o cosas que proceden de un determinado lugar, barrio, provincia, ciudad, pueblo, región o país.

Generalmente se forman con terminaciones como -ero, -és, -ense, -eta, -ino, -no, -eño, -es o -co. Pero hay algunos que no siguen esa regla. Por ejemplo, hay gentilicios de España que no tienen nada que ver con el nombre original. Como puede ser el caso de la provincia de Huesca desechan la h inicial para llamarlos ‘oscenses’.

A veces ocurre que coinciden los sustantivos que designan ciudades o regiones del mismo nombre en países diferentes, y son los propios habitantes quienes eligen uno u otro gentilicio. Es el caso de santiagués (de Santiago de Compostela, España) mejor conocido como compostelano, santiaguino (de Santiago de Chile) y santiaguero (de Santiago de Cuba).

Puede parecer fácil elegir el gentilicio, pero algunas veces no se llega a un acuerdo. Este es el caso del municipio madrileño de El Boalo donde los habitantes son llamados boaleño /-a, boalero /-a, bobalense /-a, bobaleño /-a, serrano /-a. Todos los términos son igualmente válidos.

“Gatos” por los conquistadores

También se reconocen algunos gentilicios de España que tienen que ver más con la cultura, la historia y la tradición. Un buen ejemplo son los habitantes de Madrid que además de denominarse “madrileños” se le conoce como “gatos” porque los conquistadores (castellanos) treparon los muros de la ciudad como su fueran estos felinos.

Pero dentro de la Comunidad de Madrid hay tantos, como los 179 municipios con los que cuenta la región. Algunos de ellos son más conocidos que otros -o más fáciles de conjugar- pero en algunos de los casos, se pronuncian de forma errónea. En el primero de los casos podemos encontrar, por ejemplo, a los alcobendenses (de Alcobendas), algeteños/as (de Algete), colmenareños/as (de Colmenar Viejo) o mostoleños/as (de Móstoles).

Alguno de estos municipios cuentan con dos o más gentilicios con los que poder referirse a sus habitantes. Como son aquellos que viven en San Sebastián de los Reyes a los que se les conoce como sanseros/as, sansebastianenses. Los de Ciempozuelos que se les conoce como hijos/as de San Juan de Dios, ciempozueleños/as o ciempozueleros/as o los de Alcalá de Henares que se les conoce como alcalaínos/as, complutenses (de la antigua Complutum romana) o iplacenses.

Pero hay algunos que no se conjugan con según que terminaciones y que su origen mucho más allá, dando como resultado gentilicios mucho más originales. A continuación les dejamos una recopilación de aquellos más raros:

- Se conoce como ribereños/as o arancetanos/as a aquellos que viven en Aranjuez.

- Se conoce como coruchos o coruchas a aquellos que viven en Cenicientos, el municipio más occidental de la comunidad autónoma.

- Se conoce como parrao a aquellos a los habitantes de Cercedilla.

- Aquellos habitantes que viven en Las Rozas son conocidos como roceños/as.

- Aquellos habitantes que viven en Navalagamella, al noroeste de la región, se les conoce como pingochos/as o talegueros/as.

-Los naturales de Chinchón son chinchonenses; los de Arroyomolinos son arroyomolinenses; son butragueños son vecinos de Buitrago de Lozoya; collaíno el de Collado Mediano, villalbino el de Collado Villalba y colmenarete el de Colmenar de Oreja.

Más gentilicios madrileños

El Escorial: escurialense.
El Pardo: pardeño/a.
Fresnedillas de la oliva: jarando/a.
Griñón: griñonense / mico (coloquial).
Hoyo de Manzanares: hoyense.
Navacerrada: cerrudo/a.